lunes, 2 de marzo de 2015

Trampolín a la frescura (Belgrano 1 vs River Plate 2)

Ganar en tiempos convulsionados. El famoso oasis en el medio del desierto. No es en alusión a lo que concierne a resultados, River viene de festejar un torneo internacional ganado con mucha categoría. Pero en lo que significa el juego, hay distancias.

La raíz de juego nace en la columna vertebral de un equipo. Aunque en el equipo de Nuñez nada está pasando por allí. Con la premisa desde que está Gallardo de salir jugando y no abusar del pelotazo, Maidana y Funes Mori son pocas las oportunidades en que se prestan para ser ese primer pase hacia el volante central. La lateralización en algún punto debe ser profundización en cualquier sector de la cancha. Es cierto que Obolo y Márquez los tuvieron bastante preocupados con su movilidad, y pudieron haber sido más efectivos que erráticos.

Kranevitter tuvo despliegue para la marca, pero se ve que le falta más ritmo para agregarle lo que el año pasado nos tenía embelesados, que es su distribución en el juego. Todos jugaban cuando el juego empezaba por él. Pudo contener junto con Rojas al trío Farré-Prediger-Zelarayan, el origen del fútbol en un Belgrano que no tuvo suficiente predisposición para ir hacia Barovero o Chiarini.
Pero el gran ausente en este 2015 sigue siendo Pisculichi. La excusa de tenerlo para manejar la pelota parada se cae fácilmente por obvias razones. Su inconexión con el juego aísla a los compañeros delanteros de turno, como fue el primer tiempo de Mora y Teo. Se muestra, se lo ve, pero no se lo aprecia con la confianza y la firmeza que implica jugar en un puesto clave en un equipo. Y River lo siente.

Mientras tanto, ante las falencias, se necesitaban explotar las virtudes. El ingreso de Mayada le dio más aire al sector derecho para aprovechar tanto su velocidad como la de Sánchez, e ir a atacar la zona de un lento Escudero. Por el otro sector, un Vangioni criterioso para ir al ataque y Rojas hacían de lo suyo. Y es así como River destrabó el partido, abriendo a Belgrano en todo su ancho y que eso genere espacios por explorar. Así los laterales contribuyeron en centro y contracentro para que la defensa pierda a Mora, quien a su vez enseguida en un mal córner de Sánchez arreglara la situación controlando la pelota y perfilándose para rematar hacia el arco de Olave y marcar el segundo gol. Sensación de alivio por destrabar el manojo de enredos que había propuesto Belgrano en el partido. Y de desahogo, más allá del descuento de Escudero a pocos minutos del final.

Mora, el héroe de la noche
El reclamo de Marcelo Gallardo tras el empate ante Quilmes en el Monumental era evidente. Y, sobre todo, indiscutible. ¿Quién podría decir que en este 2015 vio en este River algo que se le asemeje a la versión 2014? Con el detalle de que están exactamente el equipo titular, más algunos refuerzos. Ni en el verano ni por los torneos oficiales, torneo local y copa Libertadores, River demostró esa frescura y dinámica tan fluida que dejaba saldo positivo el año pasado. Pero ganó, y quizás signifique el trampolín hacia aquello, a esa brillante versión 2014.




por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

lunes, 23 de febrero de 2015

Incómodo (River Plate 2 vs Quilmes 2)

El plantel de River Plate con la Recopa en el Monumental
River Plate volvía de su derrota en la altura para comenzar el campeonato en el Monumental y la expectativa era grande. Desde el bautismo de la Recopa en el verde césped hasta el pitazo inicial, todo era distensión, la derrota tenía una explicación lógica y mucho de optimismo.

El primer tiempo del equipo de Gallardo fue regular. Se notó un equipo que estaba poco confortable un césped en muy malas condiciones pero iba para adelante. A ese factor hay que agregar que Falcioni planteó un esquema de presión en la salida dándole a Funes Mori la potestad de salir con la pelota en los pies. Y de eso mucho no se puede esperar.

Gallardo, River Plate, Quilmes, Monumental,
Gallardo muy autocrítico
El segundo tiempo comenzó mejor y River se puso arriba en el marcador dos veces. Revertido el golpe del empate todo parecía encaminarse a una victoria pero por segunda vez los del sur volvieron a empatar. Con poco tiempo por delante, se jugó a lo que mejor sabe el rival, cortar el juego y hacer tiempo. Lo que parece un punto criticable terminó siendo un atenuante en el resultado ya que Quilmes no quiso seguir buscando más allá del punto que terminó obteniendo. Hasta Gallardo en conferencia de prensa levantó el punto cuando dijo que se empató "porque Quilmes no quiso buscar el triunfo".

"River jugó mal" dijo el Muñeco y es bueno que lo diga porque marca que es un DT que ayer tuvo autocrítica. Con cinco jugadores clave que no jugaron en Bolivia, el cansancio de la altura no puede impactar tanto en un rendimiento tan bajo como el de ayer.

Los jugadores tendrán una semana completa para prepararse de cara a una seguidilla de ocho partidos consecutivos de Campeonato y Libertadores. No hay excusas. El hincha merece más que lo que vio ayer.

viernes, 20 de febrero de 2015

Son detalles (San José 2 vs River Plate 0)

San Jose, gol, River, River Plate, Copa Libertadores, Libertadores, 2015,
Sobre el final, San José ganó un partido controlado
Volver. River nuevamente en el camino hacia el trofeo más preciado del continente, la Copa Libertadores. Es cierto, quizás en su partido más complicado. El prestigio es indudable que va de la mano con River antes que con San José por lo logrado a través de la historia. Pero todo inicio tiene su cosquilleo, su ansiedad por salir a enfrentar al contexto, incluso cuando además éste contiene ese gran dilema llamado altura y por cómo un equipo del llano puede padecerlo, o administrarlo según su conveniencia.

En la primera parte River se entendió bien con la altura. La respetó para así saber administrar su aire. A tal punto que jugó un partido mucho más inteligente ante un rival de menor jerarquía. Supo ser paciente, con Ponzio y Pisculichi a la cabeza, para que la pelota viajara casi siempre a destino seguro. La contención de Sánchez y Mayada más la de los laterales se compensó con la soledad en la que navegaban Mora y el Pity Martínez, pero con la inquietud y el desequilibrio que generaban ambos para tener a maltraer a la defensa boliviana. El ex Huracán, con una calidad futbolística exquisita como ya nos tenía acostumbrado en el Globo, se encargó de tener situaciones ante el arquero Lampe que por poco no sirvieron para sacarle el cero a River. Injusto cero. Aunque también cabe tener en cuenta las situaciones aisladas en las que participaron Orué con cabezazos débiles que contuvo Barovero, y un tiro bombeado de Loaiza que pasó cerca.

El complemento no fue tan diferente al inicial. El respeto al aire fue otro, pero el control del encuentro estuvo en manos de los de Gallardo. El principal mérito fue haberlo cansado también a San José en su propia casa, hacerle saber que por más altura, exponerse ante un rival de jerarquía como lo es River no es tan recomendable, en especial por los pergaminos que viene trayendo el equipo argentino desde el 2014. De hecho, los de Teodoro Cárdenas no volvieron a ser ni un poco punzantes en ataque. Hasta que Reyes, ingresado en esta mitad, desbordó por izquierda y un mal despeje del arquero le dejó la pelota servida a un ahora sí cabezazo certero de Orué que con el arco libre destrabó el resultado.

Situaciones de otro partido. Complejo hablar de supremacía notoria de uno sobre otro. Ante la paridad, destacarte por el detalle inclina la balanza a tu favor. Hasta el minuto 43, nadie había sabido cómo darle a la pelota de larga distancia en la altura, que se sabe viaja distinto, para obtener un remate certero. La respuesta la encontró Valverde, que en un tiro libre, la cristianoronaldeó si se permite el término, y salvando las distancias obviamente. El remate seco y a media altura ante una barrera mal armada por Barovero permitió que el equipo de Oruro se llevara este triunfo histórico. Impensado. Logrado por las primeras cuatro palabras de este párrafo.



por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

miércoles, 18 de febrero de 2015

¿Se reforma el Estatuto de River Plate?

El socio de River Plate, ese que en algunos años puede transformarse en vitalicio y hoy no puede ir a la cancha, cada día se hace escuchar más.

Desde hace algunas semanas, la dirigencia de River está haciendo un relevamiento entre los socios para conocer su opinión sobre el proyecto de remodelación del Estadio Monumental y se topó con una amarga sorpresa. Los socios de forma casi unánime y desviándose del tema principal se expresan en contra del abono antiestatutario de D'Onofrio.

Los grandes resultados deportivos no pueden tapar la realidad de muchos votantes: no pueden ir a la cancha. Para peor, D'Onofrio en persona les prometió "recuperar la validez del carnet como único instrumento de ingreso al estadio, evitando la impresión de entradas que constituyen el elemento de reventa", como rezaba su sitio web de campaña -ya dado de baja-.

La mayor queja es que, cuando anunciaron el abono, los dirigentes aseguraron que era porque no había lugar para todos los socios que querían ir a la cancha, algo que se descubrió falso y son miles de adherentes a Somos River que hoy pueden sacar una entrada.

Incluso peor, para el superclásico de la Sudamericana, un socio sin abono quedaba relegado a un tercer lugar luego de los socios con abono y los afiliados a Somos River, que no son socios. Sus derechos? Allá quedaron, en la campaña.

Pero prestemos un minuto de atención a Somos River, el lanzamiento de Marketing de Julio pasado que prometía ser una de las grandes fuentes de financiamiento del club. Antes de su lanzamiento, en el club aseguraban que iba a recaudar "como un sponsor", o sea, $26 millones aproximadamente. Con motivo del cumplimiento de los primeros seis meses, el club anunció que ya lleva recaudados $9 millones, el 35% de lo esperado en un año. Esto esclarece el número de adherentes: 24.000 hinchas pagan $65 por mes. Y, según fuentes internas del club, una cifra un poco menor serían los socios que se sumaron.

El cuadro se completa con una novedad poco positiva para los socios: en marzo perderán todos los beneficios exclusivos que supieron cosechar como socios a manos de esta Comunidad. Esto significa que un socio de River ya no tendrá, por ejemplo, ningún beneficio en el Adidas del Monumental si no hizo el trámite online y retiró su Documento Riverplatense, proceso que hoy tarda meses en concretarse. Sin embargo, hay que ser justos y decir que Somos River es gratis para los socios y tiene muchos más beneficios de los esperados.

El problema se suscita en las finanzas. La promesa de los $26 millones exige que la comunidad termine el año con más de 50.000 adherentes que paguen sus $65 mensuales. De lo contrario hay dos alternativas, aumentar el monto mensual o cobrarle también a los socios, sumando otro costo más a la cuota y el abono.

La pregunta que sobrevuela el Mundo River es si tendrá algún costo político esta movida. Porque, después de imponer un abono antiestatutario, crear al "Defensor del Socio" quien aún no resolvió ningún caso al respecto, crearon esta comunidad a la que la inmensa mayoría de los socios le fue esquiva y producto de la cual en marzo se quedan sin beneficios, la respuesta parece ser negativa al menos políticamente. Porque al final del mandato, los únicos que votan son los socios.

Sin embargo, la dirigencia viene trabajando en una medida al respecto, la reforma del estatuto de River Plate, una herramienta muy desactualizada. Sin prisa pero sin pausa, la dirigencia analiza cómo será la reforma y si modificará derechos y obligaciones de los socios, además de los cambios obvios en las categorías de los asociados al Club.

De esta forma, el entorno de D'Onofrio estaría dispuesto a avanzar con el cambio de reglas en la Institución. La pregunta que nadie respondió aún es si luego de la reforma los miembros de Somos River podrán votar. El cálculo político del que nadie duda dice que Somos River es la espada de Damocles que pende sobre las aspiraciones de la oposición.

martes, 17 de febrero de 2015

Sarmiento 1 vs River Plate 4: El primer paso

Comenzó el torneo de 30 equipos, ese invento de Grondona para complacer a todos los equipos y ya comenzaron a verse las grandes diferencias. River Plate debutó de visitante contra Sarmiento en Junín luego de haber ganado la Recopa contra San Lorenzo, con victorias de local y visitante.

En lo que se pronosticaba como un partido duro y difícil, los de Gallardo supieron tener el temple necesario para marcar cuando el rival falle. Un River con sabor a poco transitaba una cancha colmada de hinchas de Sarmiento y un grupo de "neutrales" sin despeinarse hasta que llegó el gol de Sánchez, el héroe de la Recopa, para destrabar el partido.

cavenaghi se besa la camiseta de river, river plate, cavenaghi, amor, gol,
Cavenaghi se besa el escudo luego del gol
El resto del trámite no tuvo grandes sobresaltos más que en los primeros minutos del segundo tiempo donde Sarmiento, sin nada que perder, salió a la carga y hasta hizo un gol, después de lo cual River no tuvo más que apretar el acelerador para demostrar la diferencia de categoría entre el último campeón de Sudamérica y un recién ascendido.

Una parada que se presentaba "difícil" por el contexto y el campo de juego, se tornó en un trámite para la grandeza de River con un Gallardo que tuvo que ajustar luego de los primeros minutos su esquema táctico demostrando que no es de aquellos "que mueren en la suya".

En cuanto a los jugadores, además del dato goleador de Sánchez, Cavenaghi volvió a convertir, Teo rompió una larga racha adversa en la red, algo que siempre suma y el Pity Martínez revalidó eso de que no le pesa la camiseta de River.

El primer paso está dado. Ahora resta dar el otro en la Libertadores.

jueves, 12 de febrero de 2015

Ganar en modo equipo (River Plate campeón de la Recopa Sudamericana)

El equipo de River Plate con la Recopa Sudamericana
Se Re Mira y No Se Toca! 
Ganar. Salir campeón. Sin ese fútbol vistoso y voraz que nos enamoró. Pero solidario. Concentrado. Explotando los defectos del rival. Aprovechar las virtudes individuales en función de lo colectivo. Cometiendo errores que cuestan, claro, porque la perfección no existe. River modelo 2014, figurita casi repetida en este 2015. El año recién comienza.

No olvidar. Veremos resúmenes en los que San Lorenzo tuvo más oportunidades para convertir, en los que se topó con el Barovero que vuelve a ganarse el derecho de estar en la selección. Pero sólo una de ellas fue producto de la búsqueda asociada entre Barrientos, Mas y el disparo de Blanco desviado por un defensor del Millonario. Las demás llegaron de situaciones aisladas. No hubo reiteración en el dominio por parte de los de Bauza, ya que a su problema de la falta de generación de juego, el intento de vértigo y profundizar era con River pasando la línea de la pelota. La cancha grande como es se transformaba en una de papi fútbol, y con nueve jugadores rivales intentando quedarse con la pelota.

En eso consistió el encuentro. Porque River quedaba inconexo en ataque. Pisculichi, tan gravitante siempre, no aportó mucho. Entendible su salida por Pity Martínez. Y más entendible aún es cómo llega River al gol. Desde el empuje, palabra que al pronunciarla o escribirla es inevitable que continúe con el nombre propio de Carlos Sánchez. El atípico caso del futbolista que tira el centro y va a cabecear. Hay error de Caruzzo y Cetto en quedar distraídos pidiendo fuera de juego de Mora y llegar tarde a tapar la llegada del volante uruguayo. Como en el partido de ida en el Monumental, un error de San Lorenzo y el grito de "al ataque" encabezado por Sánchez llevó al Ciclón una vez más al precipicio.

Las revoluciones en demasía alteran la paciencia. River termina en principio jugando con diez por la maldita costumbre de Funes Mori de pelear muchas pelotas desde el piso. Y esta vez ante Sebastián Blanco. Bastaba con el cuerpo, la diferencia en eso es notablemente visible. Los de Gallardo igual no padecieron, enseguida Buffarini también se fue expulsado. Y San Lorenzo ya estaba resignado.
River en un podio nuevamente. Después de un comienzo de año con golpes de esos que te dejan marca, supo salir a flote. Con horizontes claros en función de equipo, y egos afuera, como fue esta Recopa, alcanzar los objetivos será una tarea no más fácil, pero sí más confortable intentar llegar a ellos.



por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

viernes, 9 de enero de 2015

Tu Lugar en el Monumental 2015

Vuelve a aumentar el abono en River Plate

En estos días, varios socios nos preguntaron cuándo se renovaba y si había aumentos en los abonos compulsivos que implementó la actual administración de Rodolfo D'Onofrio mediante el llamado "Tu Lugar en el Monumental", la mayor mentira de campaña del actual Presidente de River.

Finalmente pudimos confirmar que la renovación será entre el jueves 15 y el martes 20 de febrero inclusive. 

Costo anual de Tu Lugar en el Monumental 2015: 
Sívori Alta: Sin costo. 
Sívori Media y Baja: $950
Centenario Media y Baja: $950
San Martín Alta: $1.650
Belgrano Alta: $1.650
San Martín Media y Baja: $7.000 (valor de referencia ya que varía de acuerdo a la ubicación)
Belgrano Media y Baja: $7.000 (valor de referencia ya que varía de acuerdo a la ubicación)

Para evaluar el real impacto del aumento hay que entender a partir de este año es un abono anual pero los abonados podrán asistir a 15 partidos de local gracias a la modificación del campeonato local que hizo la AFA. Seguirá la preferencia en la compra de entradas para partidos por la Libertadores y otras competencias internacionales. Además, para aliviar el impacto del pago, se puede hacer en cuotas sin interés dependiendo de la tarjeta de crédito con la que se pague con un beneficio para la tarjeta de BBVA River Plate.

Lo que pocos se anoticiaron es que los socios desde el 2015 perderán todos los beneficios en comercios como Adidas si no se suman a la comunidad "Somos River", un proyecto que buscaba la adhesión de 70.000 socios en 2014 y sólo logró 40.000 adherentes, poco más de la mitad. Ahora buscan salvar este proyecto obligando al socio a sumarse a una comunidad a la que no quiso pertenecer ni gratis.

Igual que con Passarella, a pesar de los avances en materia financiera, una de las variables de ajuste de la economía del club sigue siendo el socio.