viernes, 13 de agosto de 2021

Nueva camiseta de River suplente 2021 (y el problema con Conmebol y Adidas)

Nueva camiseta suplente de River 2021

En la Copa Libertadores, es la Conmebol quien dispone qué indumentaria utiliza cada uno de los equipos en las series. Por lo general, el local utiliza la camiseta titular y el suplente se acomoda a esos colores.

Ante la evidente incompatibilidad entre la camiseta blanca y negra de Mineiro y la banda roja sobre blanco de River, los equipos tuvieron que alternar.

 En la ida, River utilizó la banda Roja y a la vuelta pidió jugar con la tricolor ya que no tiene alternativas con Codere como sponsor. Planteado el tema, la entidad regional se puso firme, River tiene dos alternativas, la tricolor y la banda roja sobre rojo oscuro. Pero todas las camisetas que tiene de esa serie tienen Axion en las mangas, por lo que insistió en el pedido y la Conmebol se volvió a negar.

 Ahí llegó una nueva alternativa, adelantar el lanzamiento de la nueva camiseta suplente negra. Pero como nos tiene acostumbrados Adidas, la marca alemana se negó y River tendrá que jugar con la roja. En el club están viendo cómo taparán los Axion para ponerle el codere encima y los parches de Conmebol. 

"Adidas no ayuda", comentó un dirigente en visible disconformidad con una marca a la que se le termina el contrato en diciembre.

viernes, 2 de abril de 2021

Como volveran los hinchas al Monumental?

 

Estadio Monumental terminado 2021
La vuelta de los hinchas al Monumental

En el off the record, los dirigentes no se cansan de repetir que para mantener a Gallardo y un plantel competitivo se necesita plata. “Sin los ingresos por abonos, el año pasado nos tuvimos que deshacer de un ícono como Pratto”, se sincera un dirigente con acceso a las finanzas del club.


Este año eso cambió. Los socios acaban de renovar casi la totalidad de los abonos, también llamados “Tu Lugar Monumental”. Los números muestran que, a pesar de la pandemia y la crisis en la economía, los abonados pagaron porque confían en poder volver a la cancha


En la renovación, se hizo una vaga descripción de los “derechos” de los abonados. “No se sabe a ciencia cierta cómo será pero confiamos en que se podrá volver a partir del 1° de Julio”, dicen los dirigentes. El “Cómo” es la cuestión. 


Este medio pudo acceder a una de las ideas que están trabajando los dirigentes y que parecería ser con la que se avanzará en cuanto esté la luz verde del famoso “porcentaje de aforo permitido por el gobierno de la Ciudad”.


Los sistemas que parecieran haberse descartado son varios entre los que nos mencionaron: inscribirse por una web o números pares e impares. El primero porque es garantía de sospechas de acomodo y el segundo porque asegura el desmembramiento de grupos familiares.


Los dirigentes parecen haber encontrado una fórmula mágica: el permiso por tribuna, un sistema que le ahorraría problemas y solucionaría proporciones. Además, les permitiría ajustar de acuerdo a los cambios de porcentajes de aforo. 


Cómo funcionaría el permiso por tribunas? 


Si el estado permite que vaya el 50% de los hinchas, entonces se habilitarán dos tribunas pero los abonados se distribuirán en todo el estadio y en el siguiente partido se habilitan las otras dos tribunas.


Por ejemplo, si en el próximo partido se permite un aforo del 50%, River habilita las tribunas Sívori y San Martín. Los abonados de la Sívori se distribuirán 50% en la Sívori y 50% en la Centenario y los de la San Martín, 50% en dicha tribuna y 50% en la Belgrano.


Si bien habrá que ajustar el cómo distribuir cada tribuna en mitad y mitad con la de enfrente, sería algo simple de resolver que, además, aseguraría que las burbujas familiares puedan ir juntos (y que los menores puedan ir a la cancha).


Por otra parte, si el estado decide reducir la capacidad a un 25%, entonces el club habilitará solo una tribuna y la dispersará en todo el Monumental. 


Si bien esta idea parece ser la más lógica, tiene dos problemas. Los abonados no van a poder ir al total de los partidos que pagaron, aunque para esto está la justificación de los permisos del gobierno. De hecho, esto representará un aumento de hecho. 


El desafío más grande serán los partidos contra Boca o las eventuales instancias decisivas en la Copa Libertadores. La dirigencia es probable que instaure un orden de tribunas (1° Sívori, 2° San Martín, 3° Centenario y 4° Belgrano) y apelará a dicho orden para esquivar las críticas pero no podrá evitar que entren las balas. 


A pesar de toda la explicación, los dirigentes insisten en que siguen buscando alternativas para ser más justos con los socios. Es un año de elecciones y si esto falla, puede darle chances a la oposición.

lunes, 22 de febrero de 2021

Brito Presidente, Patanian Vice: cómo se gestó la fórmula

D'Onofrio eligió a Brito y Patanian
D'Onofrio eligió a Brito para sucederlo

Hoy D'Onofrio confirmó lo que se sabía hace tiempo en los pasillos del Monumental: Su candidato era Brito. Dónde nació la rotación? Por qué no se cumplió en 2017? Cuándo se tomó la decisión? A qué le temen en el Club? Suman a un jugador a la lista? Te contamos todo.

La "rotación" de presidentes es un pacto que nació cuando D'Onofrio seguía en su autoostracismo luego de perder con Passarella. La idea la explicaba un futuro dirigente allá por 2012 en un bar de Palermo. La llamaba "La fórmula Vélez". "Para salir del pozo, River necesita un proyecto a largo plazo y eso se logra sin egoísmos: una presidencia rotativa entre las fuerzas que conforman el gobierno, sin reelección".

River salió del pozo pero "La fórmula Vélez" quedó a mitad de camino. Los títulos internacionales y las eliminaciones a Boca, provocaron que D'Onofrio rompa el pacto. No fueron tiempos fáciles en los pasillos del primer piso. "Jorge tuvo que entender que no era su momento", comentaban quienes tuvieron la responsabilidad de 'ablandarlo' para que postergue sus aspiraciones.

Pero ese no fue el único motivo. A principios de 2017, Rodolfo D'Onofrio fue tentado por el peronismo bonaerense. A poco de comenzar a caminar la provincia de Buenos Aires, lo bajaron. Por más títulos internacionales conseguidos, D'Onofrio no traccionaba votos suficientes para justificar su lugar de Diputado. Hoy ya de lleno con Monzó, tracciona? 

Volvamos a la política del club. A Patanian la jugada le gustaba, garantizaba triunfo y para él, cuatro años en los que otros dirigentes arriesgarían capital político. En el ideario del socio, Patanian es fútbol, es un hincha en la dirigencia. Si los resultados no se daban, hasta podía ir competir en otra lista. Si se repetían, con solo usar sus redes sociales, era parte de los títulos.

Pero nadie esperaba lo que el oriundo de Merlo tenía preparado para el segundo mandato. Su figura se agigantó al punto que desde hace tres años es una de las 100 personas más influyentes del país. Según el estudio anual de Giacobbe & Asociados, en la posición 35, hoy Gallardo tiene más influencia que el Jefe de Gabinete y el Ministro del Interior. El Muñeco trascendió River. Y en el club, hay que decirlo sin vueltas, Gallardo es el dueño. Sus deseos, son órdenes.

En lo electoral, Gallardo se mantiene al margen por lo que D'Onofrio, ya sin posibilidad de reelegir, tenía que decidir: Brito o Patanian. La elección no era fácil, podía implicar una ruptura. Patanian, en quien D'Onofrio no termina de confiar, no se bajaba. Hasta hace algunas semanas, a todo el que le comentaba que Brito ya era el candidato respondía "hay que esperar". Él mismo sabía que la realidad era otra.

A mediados de diciembre, D'Onofrio convocó a Brito a su despacho y le confirmó que quería que lo sucediera. El Presidente cree que es un exponente de la nueva camada de dirigentes: busca una administración eficiente, de perfil empresarial, forma equipos y mantiene una sana distancia con los jugadores.

En la charla surgió rapidamente la pregunta: Qué pasa si Patanian también se lanza? "Si es necesario, voy en la lista", respondió D'Onofrio, demostrando que su decisión iba hasta las últimas consecuencias.

Ante este panorama, Patanian confirmó que acompañaría al banquero como Vicepresidente Primero por lo que el oficialismo descuenta que la elección está ganada. Además, contar con 'el armenio' implica la vuelta a Comisión Directiva del dirigente que siempre estuvo junto al actual Presidente, Andrés Ballotta. Todos aseguran que tendrá un cargo estratégico. La lealtad, en política, se paga. Otro "D'Onofrista" que seguirá es Stefano di Carlo. Los proyectos políticos, no se abandonan. 

Definida la lista, el oficialismo además cree que tiene una oportunidad: cambiar de oposición. Ponderan a Trillo como un dirigente responsable y constructivo pero necesita despegar. Hay quienes aseguran que volverá a ser bien tratado durante la campaña, lo que no es poco. Recibirá algún empujón extra?

Y, por último, el oficialismo cree que hay que volver a la AFA, un lugar donde nunca hizo pie. En un club gobernado por empresarios, la llegada de Riquelme a Boca hizo mucho ruido. Boca profundizó su influencia. Necesitan balancear su enorme peso en una institución sin rumbo pero donde los jugadores cada día pisan más fuerte.

Ponzio reúne todos los requisitos. Es un ídolo del club al que, además, le ponderan su forma de pensar, el perfil bajo y su temple a la hora de declarar. Es un referente para el plantel y para el Muñeco. Y, por si todo esto fuera poco, es respetado por sus colegas de Futbolistas Argentinos Agremiados. 

Pronto a retirarse, ¿lo tentaron para sumarse? ¿Será el hombre fuerte de River en la calle Viamonte?

Brito Patanian Ponzio
Ponzio junto a los candidatos Brito y Patanian


Foto

lunes, 14 de septiembre de 2020

La crisis económica en River y el dilema de D'Onofrio

Mientras no hay fútbol hace meses, las redes sociales del club se pueblan de efemérides, imágenes de la remodelación del césped del Monumental y videos de goles históricos, el Coronavirus poco a poco está exponiendo la cruda realidad del Club.


Después de ganar la primer Copa Libertadores de la mano de Gallardo, la dirigencia demostró que no sabía vender ni retener a los campeones perdiendo más de 12 millones de dólares. Asumió su realidad y empezó a "blindar" los jugadores del club con cláusulas millonarias que provocaron alzas desproporcionadas de los contratos. 

Llegó la segunda Libertadores, los éxitos futbolísticos y algunas ventas conformaron una estrategia que funcionaba mientras el club cobraba el abono antiestatutario y el equipo llegaba a instancias finales de todos los torneos que jugaba por lo que ingresaban cuantiosas recaudaciones.

Sin que muchos lo notaran, la situación económica en River cambió lenta pero radicalmente. El Club pasó de tener el mayor superávit del fútbol argentino a tener un déficit galopante. Todo esto, con un agravante: el equipo peleaba todos los frentes provocando récords de recaudación. Mientras se profesionalizaba la gestión incorporando ejecutivos de primer nivel, el gasto crecía y se postergaban las reformas estructurales en la administración del club. De qué serviría tener al mejor Director Financiero si este no puede eficientizar los gastos?  

La Argentina, mientras tanto, se hundía en la crisis macrista y el club quedaba descalzado: contratos del plantel dolarizados, gastos de administración del club inflexibles a la baja y la mayoría de los ingresos en pesos

En ese contexto, llegó el Coronavirus que derrumbó los ingresos en aproximadamente 1.000 millones de pesos detonando una explosión enorme pero silenciosa.

Los jugadores sorprendieron rompiendo el cerrojo de comunicación de Gallardo que impone la prohibición de dar entrevistas individuales. Dicen que el diablo está en los detalles: fue en medios internacionales. La dirigencia había empezado el operativo "venta de jugadores" para acomodar la situación económica antes que se desmadre. Los periodistas que siguen los entrenamientos pegaron el grito en el cielo. 

Pero llegó el viernes 11 de septiembre y Gallardo no tuvo más remedio que exponer la cruda realidad. 


El listado enviado tuvo 29 jugadores, cuando podían ser 40. River presentó una lista que no utiliza la camiseta número 10. Un símbolo pero también un síntoma. Además, a la lista le faltó un jugador para completar el listado final de 30, lo que indica no sólo que hoy River no cuenta con dinero para incorporar sino que puede tener más bajas. Ya no se disimula que Martínez Quarta y Borré están en vidriera ante la necesidad de oxígeno financiero. Aceptará la dirigencia una oferta por la mitad de la cláusula por Martínez Quarta? 

La pregunta que empiezan a hacerse muchos en el club es si este no es el mejor momento para hacer la reestructuración y saneamiento del Club. Un favor acá, otro por allá y River sigue acumulando empleados gestión tras gestión. Como si fuese un estado bobo, la institución cada año necesita recaudar más para sostener un club que usan los vecinos de Núñez.

River es el club social más barato de una de las zonas más acaudaladas de la Argentina. La "función social" es una contradicción en sí misma, para no decir un subsidio a los ricos con la plata que genera la "vaca lechera" del fútbol profesional. 

En paralelo y con todo lo que se le puede criticar, la Fundación River está llevando adelante proyectos en diversos lugares que realmente son carenciados, con personería y fondos separados del club.

Para ponerlo en números, mientras son muy pocas las actividades que prácticamente se sostienen con sus propios ingresos -el Instituto por ejemplo-, el resto recibe fuertes subsidios de los ingresos del Fútbol Profesional.

La máquina burocrática hace que el fútbol solo sea el 70% del gasto del club, erosionando año a año la capacidad de reforzar el equipo y mantener un plantel competitivo sin dejar al club en default.

Así las cosas, la pandemia puso a D'Onofrio ante el dilema más grande de toda su gestión: utilizar su enorme capital político para hacer la reforma que River tanto necesita y ser recordado como el Presidente que saneó el club y le dio sustentabilidad al fútbol profesional o dejar un club con el título más importante de su historia pero en terapia intensiva.

La historia de River juzga a sus Presidentes por los logros futbolísticos pero los sentencia por cómo dejan al Club.

lunes, 6 de julio de 2020

El momento más bajo de la gestión D'Onofrio

Rodolfo D'Onofrio, D'Onofrio, River, River Plate, Copa Libertadores, Boca, Boca Juniors,
Rodolfo D'Onofrio (Foto: STC)
Los analistas políticos dicen que existen tres gobiernos: el de la agenda, el de las emociones y el de los tiempos.

Al asumir, Rodolfo D'Onofrio tuvo un mandato muy claro: ganar títulos y revertir la economía del club. En sus primeros cien días, se encargó de tomar las decisiones antipáticas para el electorado, sabiendo que era inimputable. Apareció el abono antiestatutario que hizo mucho ruido en la agenda pero rápidamente Ramón le regaló un campeonato mientras Brito y Ballotta saneaban la economía.

Cuando ni él lo esperaba, D'Onofrio empezaba a transitar el estado ideal de cualquier dirigente de fútbol: el gobierno de las emociones. Los títulos internacionales, tan ansiados por los hinchas, llegaron junto a cinco años imponiéndose ante el eterno rival.

El gobierno de las emociones fue el que hizo que la oposición no pueda introducir ni un tema en agenda. D'Onofrio hasta tenía todo listo para hacer un nuevo estadio. La oposición estaba tan mareada que no sabía si apoyar u oponerse. Solo se limitaron a discutir el lugar. El gran legado solo se detuvo por el derrumbe económico del macrismo.

Cuando llegó el gobierno de los tiempos electorales, D'Onofrio demostró que era imbatible. Hacia dentro de la coalición de gobierno, rompiendo el pacto electoral de rotación de candidatos. Hacia afuera, borrando del mapa a la oposición obteniendo casi cinco veces la cantidad de votos que el segundo.

Si algo faltaba, el triunfo sobre Boca en Madrid lo colocó en un lugar de privilegio en la historia del club y lo catapultó a otro sitio anhelado por todo político: ser quien elija a su sucesor.

Pero llegó el tiempo de la Pandemia para quitarle por completo el control al oriundo de Ramos Mejía. Si bien al inicio, D'Onofrio utilizó su gran capital político para imponer el cese del fútbol sin ninguna secuela, la pandemia lo barrió del gobierno de la agenda.

Un evento que parecía ser momentáneo, se transformó en permanente y le quitó de un plumazo su mayor capital político: el fútbol. Por primera vez en sus dos mandatos, la economía y la relación con el socio pasaron a primer plano. Y no en el mejor momento.

River estaba tan necesitado económicamente que había intentado cobrar un nuevo abono para asistir a los partidos de la Copa de la Superliga. La compra de lugares fue tan baja que la dirigencia los tuvo que dar de baja. El socio dijo "basta" y expuso a la Tesorería. Primer golpe al mentón en 6 años, justo antes de la cuarentena.

El Coronavirus le regaló a la oposición el primer consenso en la Era D'Onofrio: hay que ser tolerantes con los socios morosos. Y construyeron desde ahí. Si bien las propuestas que hicieron desfinanciaban al club, varios dirigentes oficialistas llegaron a creer que había que implementarlas. Todo un síntoma de que la tropa está dispersa (estarán pensando en las elecciones del año que viene?).

Nadie duda que será uno de los presidentes más ganadores de la historia pero la pandemia lo dejó sin fútbol, con un gran interrogante en lo económico y los socios en el límite de su paciencia. Tan inesperado como repentino, D'Onofrio hoy pasa por el momento más bajo de su gestión.

Todos saben lo que le dio al club antes de la pandemia, lo que ni él mismo sabe es qué club tendremos después.

viernes, 1 de mayo de 2020

La delicada situación económica de River y las propuestas de Caselli

En plena pandemia, mientras River Plate debate internamente cómo hacer para afrontar la profundización de la crisis económica por la que pasa el club generada por las múltiples devaluaciones y el coronavirus, apareció Antonio Caselli.

Luego de perder las elecciones por una diferencia de votos histórica, a simple vista, Antonio Caselli parecía retirado de la política de River. Compró el Club Burgos de España y puso a su hijo Franco como Director Deportivo. Sin embargo, algunas banderas proselitistas seguían apareciendo en los partidos de local.

Hace unos días, sorprendió a todos en medio de la crisis económica del Coronavirus, con propuestas similares a una campaña electoral.

Antonio Caselli, Caselli, Cuota, Propuesta, Coronavirus, bajar la cuota, River, River Plate,
Las propuestas en pandemia de Antonio Caselli

Propuso tres medidas que alivian el bolsillo del socio y, promete, sin impacto para el club. Vamos una por una.

Primero propone congelar la cuota a valor Febrero 2020. El valor del aumento de la cuota del club implica ingresos adicionales por un monto levemente superior a los $20 millones. Este valor es el equivalente al monto necesario para afrontar los aumentos de la paritaria de UTEDYC, lo que no se podría pagar.

Lo que no está teniendo en cuenta Caselli, quizás porque en España no es así, es que antes de irse del poder Macri derogó el Decreto 1212 que aumentó los costos laborales en $10 millones. O sea, de partida, River debe generar $10 millones extra al aumento de la cuota para afrontar el pago normal de salarios.

Ante esta última situación, la decisión que tomó D'Onofrio fue ponerle techo a los salarios. Nadie en el club podrá cobrar más de $250.000 mensuales. Esto implica que los Gerentes y el Gerente General verán reducidos sus salarios.

Si miramos lo que hace el club donde es dueño, el Burgos FC suspendió a los empleados y pidió ayuda al Estado Español a través del ERTE, como publicó Doble Amarilla

La segunda medida que propone es crear un plan de facilidades de pago para los socios que no puedan pagar.

Este es el error más grave de administración de una empresa o club, los planes de pago o moratorias se lanzan luego de la recesión. Por qué? Simple, porque no se le puede ofrecer a un moroso un plan mientras no puede afrontar la deuda. Se le ofrece cuando vuelve a tener ingresos.

Además, de aplicarse la propuesta de Caselli, los que están pagando dejarán de hacerlo sabiendo que pagarían la mitad de la deuda que empiecen a generar a partir de ahora.

Las Cuotas de los Socios son el mayor ingreso del club y lo que se genera por este concepto se compone de las cuotas al día, los socios que se dan de baja y los nuevos socios. El 92% de los socios tienen la cuota en Débito Automático y esto solo puede cambiar si empiezan a darlo de baja a través del "Stop Debit". O sea, si llaman al banco para que deje de debitarlo para entrar en mora. El 3% paga en forma presencial y el 5% a través de páginas web.

Estos últimos dos conceptos fueron los que tuvieron un impacto en Marzo con una caída de recaudación de $8 millones para el club. Si ya vamos $18 millones abajo, cuando sumamos el Decreto 1212.

Pero como dijimos anteriormente, también depende de las altas. O sea, los nuevos socios que representan un ingreso aproximado de $5 millones que, de seguir la pandemia, sería exponencial. El primer mes serían $5 millones, el segundo $10 millones, el tercero $20 y así.


Por último, Antonio Caselli propuso crear una moratoria, algo muy acertado en este momento. Es una medida que ya estaba siendo pensada y será lanzada por River junto con otra iniciativa para quienes no pagan con débito automático.

La moratoria será para dos públicos diferentes: los que son clientes y los que no son clientes del Banco BBVA.

Los que no son clientes del BBVA, podrán financiar su deuda en 12 cuotas y de esa forma, volver a estar al día con el club. Los que son clientes del BBVA, además, tendrán 10% de descuento sobre la deuda.

Luego habrá una campaña distinta para los que adhieran al Débito Automático con ese banco que otorgará un 20% de descuento en el pago de cuotas futuras.

Con estas medidas, el club se asegura recuperar socios -e ingresos-, y va en búsqueda del 8% de socios que no tienen débito automático, la forma de pago que es más segura para el club. Esperan que estas medidas compensen a los que realmente tengan que dejar de pagar.

Además, diversas agencias de marketing de las más importantes del país se pusieron a disposición del Club para crear una campaña para que los socios apoyen más que nunca. En las próximas semanas se verán piezas que prometen ser emotivas.

Pero más allá de las propuestas, hay que mirar el impacto del coronavirus en la economía del club.

Los ingresos del club afectados por la pandemia son:
  • $3.000.000 en aranceles de actividades deportivas,
  • $20.000.000 por venta de entradas para los partidos de local ($10 millones por partido,
  • $20.000.000 en ingresos de TV (pagará la televisión?),
  • ingresos de publicidad estática (Abdo) que ya avisó que no pagará dado que no hay partidos,
  • $580.000.000 ingresos por Tu Lugar Monumental, Palcos y Hospitality,
  • $5.000.000 por tickets para el Museo River,
  • $1.000.000 por estacionamiento,
  • $34.000.000 por regalías de Adidas, que no vende camisetas,
  • u$s1.000.000 presupuestados por jugar Octavos de Final de la Copa Libertadores,
  • u$s1.500.000 presupuestados por jugar Cuartos de Final de la Copa Libertadores,
  • u$s1.000.000 por tickets por cada partido de local de la Copa Libertadores, 
  • Por el momento, no se conoce ningún club que haya generado ingresos extra durante la pandemia.

Si se hace la cuenta, el coronavirus está provocando una caída de más de $1.000.000.000 de ingresos para el club. Si leyeron bien, una caída de mil millones de pesos para el club. Gallardo y los jugadores ya dieron el visto bueno para renegociar sus pagos para que el club pueda seguir adelante.

Y esto puede agravarse aún más, dado que la AFA está pensando en jugar sin público. Si bien en una pandemia River no tendrá que gastar $12.000.000 por partido (Apertura del Estadio, Seguridad, Policía, etc), jugar sin generar ingresos es el peor escenario.

El River que dice defender Caselli es una Asociación Civil, es de los Socios. Los Socios son los dueños del Club. Son los que tienen que apoyar siempre, no solo en las buenas. En las malas, mucho más.

Y, por si quedaba alguna duda, Gallardo está dando el ejemplo.