jueves, 23 de abril de 2015

La casa está en orden

Jorge Brito
En los últimos minutos, River Plate, de la mano de una intensa gestión liderada por Jorge Brito, se puso al día con el plantel profesional.

Hace dos veranos, Cavenaghi reconoció a los dirigentes delante del plantel cuando le llevaron la noticia de que se estaban depositando los premios luego de haberle ganado los superclásicos del verano a Boca, algo que no pasaba hacía mucho tiempo en el club.

Hoy no solo todos los empleados del club cobran el 30 de cada mes sino que los jugadores están al día con sus premios y, desde las últimas horas, con todas las primas.

Discusión aparte de si River tiene un plantel corto, económicamente es una realidad que River no se desprendió de ningún activo revalorizado después de la obtención de la Sudamericana (jugadores) y engrosó su capital con la incorporación de jugadores por U$S 6 millones.

En ese contexto, tener a todo el club contento de cara a los 10 días más importantes del año es fundamental. Si algo le faltaba a esta gestión económica era saldar esta deuda histórica del Club.

La casa está en orden.

martes, 21 de abril de 2015

Under Armour negocia con River para reemplazar a Adidas


En los últimos días, diversas fuentes del club nos confirmaron lo que era un rumor. El Departamento de Marketing de River está negociando con Under Armour, la empresa estadounidense que viste al Sao Paulo, para reemplazar a Adidas.

La relación con Adidas tuvo sus altibajos desde 1982 hasta el momento pero sin dudas no ayudan dos antecedentes muy negativos. Como lo anticipáramos en 2010, Adidas renovó y pagó a Aguilar el contrato completo hasta 2014 dejando sin financiamiento a Passarella. D'Onofrio, opositor y candidato en ese entonces, recuerda la jugada.

También sabe que en 2012, Passarella adelantó la renovación del contrato hasta 2017 por U$S6.5 millones anuales siendo que vencía en 2013. Varios en el club recuerdan que entre los vocales opositores estaba Patanian, actual vicepresidente, quien en dicho momento votó en contra denunciando que superaba al mandato del próximo presidente, que era inferior al que Nike había firmado con Boca (U$S8.5 millones anuales) y que no fue entregado antes de tratarse en Comisión Directiva, como si algo faltase incumplir.

El contrato actual consta de U$S17,9 millones entre 2012 y 2017 más U$S8,7 millones pagados en siete cuotas a lo que hay que sumar el alquiler del local del museo por casi U$S1.5 millones, una cifra no solo menor al contrato vigente al momento de la firma por ese mismo local sino que, peor aún, cobró Passarella por adelantado. Si, Adidas volvió con la dinámica de adelantarle el pago de un contrato a un presidente que se va cuestionado.

Camiseta, Suplente, Alternativa, River, River Plate, 2015
Nueva camiseta suplente
Además, si bien ha tenido grandes aciertos como la camiseta roja oscura con la banda roja, también los hinchas recuerdan que lanzó al mercado una camiseta con un escudo negro, que la camiseta alternativa actual la lanzó tan tarde que un equipo del ascenso la copió antes que la estrene y que la suplente que está por lanzar es verdaderamente ajena a la historia del club.

Todos estos motivos y una real necesidad de recursos motivaron a la actual dirigencia a sentarse a negociar. Under Armour, por su parte, quiere desembarcar en el mercado argentino para posicionarse como un jugador fuerte. Para elegir a River motivos hay de sobra, es el equipo que más camisetas vendió en 2014 de la Argentina y el 7º a nivel latinoamericano.

El cambio no es simple. River Plate debería encontrar la forma de rescindir un contrato que lo vincula a la firma alemana hasta 2018 pero tampoco es imposible. "Depende de la cantidad de plata que ofrezcan" dijo uno de los dirigentes más importantes del club.

Lo que se ve es que hay una empresa que tiene la voluntad de potenciar la marca River, algo que D'Onofrio prometió durante la campaña, cumplió durante los primeros meses ajustando contratos a lo que merecía River pero que de ese tiempo a esta parte, se quedó en promociones para socios de una tarjeta de beneficios sin mucho futuro.

Este es un gran desafío que demostrará si hay una firme decisión presidencial y demostrar si la dirigencia de marketing está a la altura de las circunstancias.

lunes, 20 de abril de 2015

Sin mochila, te golea (River Plate 4 vs Banfield 1)

Almeyda, River, River Plate, ovación, 2015, Banfield
Almeyda agradece la ovación de los hinchas de River Plate
River Plate llegó al partido contra Banfield sin el peso que representaba haberse mantenido durante 5 partidos y 67 minutos afuera de octavos de la Libertadores. Esa era la nube que no permitía ver el amanecer en el Monumental.

Banfield, del otro lado, con un Almeyda que siempre propone llegó al encuentro a buscar los tres puntos. Merecida ovación y abrazos mediante, el Taladro del Pelado se paró mano a mano.

Al inicio del primer tiempo, se buscó llegar por las bandas pero Banfield bloqueaba esa opción y River chocaba sin cesar hasta que empezó a probar desde fuera del área. Un par de ocasiones tuvieron los de Gallardo hasta que Driussi empalmó la número 5 con una precisión y justeza tal que transformó un tiro que normalmente queda en la tribuna en un golazo.

Bastó estar en ventaja para que los hinchas se concentren en lo que más los desvela, la seguidilla de partidos contra Boca Juniors. Más allá de que en el segundo tiempo River siguió estirando la cuenta de la mano de Funes Mori, descuento mediante de Cuero, y Cavenaghi, el Monumental era un solo grito de aliento pero para el partido del 3 de mayo en donde no estaremos presentes. Los hinchas quería(mos) que los jugadores recuerden que no irán solos, que medio país estará con ellos cuando salgan al (Estadio Camilo) Ciquero.

Cavenaghi, Cavegol, gol de taco, River Plate, River, 2015, taco, banfield
Cavenaghi después de su golazo
Cavenaghi acusó recibo del mensaje de los hinchas y le puso un broche de oro a la fiesta con un gol de taco marca River Plate. Así, River sellaba el triunfo para llegar a la punta en soledad a la espera del resultado del eterno rival. A esa altura el Monumental era una fiesta, los celulares en alto inmortabilizaban el momento en que el Club entero se unía para para darle al mundo un solo mensaje: estamos listos.

jueves, 16 de abril de 2015

¿Qué importa? (River Plate 3 vs San José 0)

Mora, el jugador clave para clasificar a octavos
Esa es la pregunta madre después de haber obtenido la clasificación a los octavos de final. Después de haber estado todo el tiempo de un partido afuera y un segundo fluctuando entre entrar y salir. Después de haber sido irregular durante toda esta segunda fase de la copa Libertadores y al final, resurgir. Por fin ganar. Que provenga la ayuda divina desde Chiclayo, ganando Tigres, ese equipo al que todos señalaron con el dedo al presumir que resignaba ese último partido de la zona de grupos por preservarse para el clásico que disputarán en México ante Rayados de Monterrey. La copa, amén de todo, es prestigio. Se preserva lo mejor qué tiene, y con ello en busca de la victoria. Salud por la dignidad deportiva de Tigres.

Se puede hablar de pocas o muchas cosas con respecto al encuentro disputado en el Monumental, de lo duro que fue para los once de Gallardo llegar en el primer tiempo. Que navegaba una vez más en un toque intrascendente. Que el travesaño al inicio parecía contarle a Mora que el fantasma del partido con Juan Aurich parecía volver a renacer. Que Kranevitter, salvo un principio errático y nervioso, vuelve a ser de a poco ese jugador que nos deslumbraba en su versión 2014. Pero quienes estuvieron en la cancha, o quienes estuvieron sentados en su casa, mirando la tele e incluso algunos alternando la tele con la radio, quizás se les hayan escapado miles de detalles de lo que concierne a lo que pasa cuando la pelota comienza a rodar. Embriagados de nervios, tensión, hasta incluso contagiada por los mismos jugadores de River adentro de la cancha. Y es lógico que así haya sido, acaso qué vale más que la clasificación en todo ésto. Son las emociones que van hacia arriba o hacia abajo. Hoy los tiempos son de alivios y festejos, lo otro puede esperar hasta una próxima vez.

Porque vaya a saber uno hace cuánto que no se vivía una historia así para River fútbol. De River institución hay miles como éstas, y peores también. Y así como todo se enmarca en la relación causa-consecuencia, el equipo de Gallardo sabe cuál es el origen de todo ésto. De haber tirado el último manotazo y salvarse del abismo. Acaso la pregunta que lleva como título este artículo, dándole otro enfoque, sí tenga intentos de respuestas. A modo de consejo, de mejorar. Es el momento del golpe de timón, desde los nombres hasta aceitar esa idea tan defendida por el entrenador de un equipo corto, dominante, dinámico y voraz. Esa idea parte desde la confianza, y River necesita confiar en recuperar ese rendimiento con las premisas antes señaladas.

Ésto es lo que importa como cuestión propia. Después resta sólo jugar.



por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

martes, 14 de abril de 2015

Furia Dirigencial


En River están furiosos. No es por los malos resultados del equipo en la Copa ni por las críticas a la gestión, que consideran constructivas.

La furia se desató el sábado cuando Clarín publicó un supuesto vínculo entre Matías Patanian y la facción oficialista de Los Borrachos del Tablón. Juran que este vínculo no tiene ni el más mínimo sustento en la realidad y no pueden creer que una declaración alocada de un preso termine en un titular tan duro cuando no existe tal investigación y fueron mencionados hasta funcionarios como Berni. Lo más loco de la noticia, dicen, es que quien declaraba podía decir lo que se le ocurra porque, técnicamente, no podía ser imputado por falso testimonio.

En los últimos días, ese mismo medio había circulado la versión de que Patanian había sido amenazado en las últimas horas por "La 12", junto a otros directivos de la empresa y funcionarios del ORSNA.

Fue el mismo Patanian, quien al ser consultado por este medio, comentó que no había tenido ninguna amenaza de forma personal dado que había sido a un conmutador de Aeropuertos Argentina 2000, donde es CEO. Además el comentado suceso había pasado hace más de un mes con lo cual le llamaba la atención que haya llegado a los noticieros.

Pero vincularlo a una barra es elevar demasiado el nivel de conflicto. "Podés criticar si Marketing está o no haciendo lo que prometió. Las críticas constructivas sobre la gestión son bienvenidas, pero esto, esto es intolerable" se despachó uno de los dirigentes más cercanos a D'Onofrio, quienes se quejan que ese diario algunos periodistas no pueden sostener en el tiempo sus "noticias" con hechos.


Otro dirigente recordó que, en medio de infortunios futbolísticos, el mismo diario publicó que los dirigentes estaban distanciados. Que Patanian masticaba bronca con D'Onofrio al no coincidir con la política de refuerzos y que a Brito le endilgaban no haber cumplido con supuestas promesas financieras, siendo que mucho de lo que se consiguió fue por su gestión entre prestamistas y en el sistema financiero que no presta a la tasa que se endeudó River. "No hay que ser economista para entenderlo" dijo uno de los allegados a Brito. "En la gestión hay autocrítica hacia adentro, pero hasta el momento no hay reproches abiertos al interior del oficialismo" dijo la misma fuente.

Los que conocen bien la intimidad de la prensa aseguran que esta sucesión de noticias se debe al encono de algunos periodistas de Clarín. Lo que es claro, dicen, es que no hay una línea editorial ya que hay varios periodistas que jamás escribieron de esa forma.

En el ámbito judicial, ayer Mariano Cúneo Libarona, abogado de Patanian, se presentó ante la justicia para pedir que investiguen a su cliente. "No tengo nada que esconder, esto es una infamia", dijo el Vicepresidente 2°.

Mientras tanto, el oficialismo se abroqueló en respaldo a Patanian. Tienen claro que hay cosas que mejorar, que no todo brilla como declara D'Onofrio, pero que no puede declarar de otro modo. Lo que no admiten son las críticas infundadas. Ahí radica la bronca.

lunes, 13 de abril de 2015

Un grito merecido (Argentinos Jrs 1 vs River Plate 2)

Boyé grita el gol del triunfo en la cancha de Argentinos Jrs
Millones de personas utilizando una misma expresión a eso de las 22.50 horas del domingo 12 de abril: Al fin vos. Y es lógico, porque es notorio su esfuerzo y su calidad al servicio del equipo, pero todo ésto enmarcado dentro de la famosa frase "faltan cinco para el peso". Es el inicio de su carrera, y Lucas Boyé promete.

De mucha riqueza técnica sumado a su gran porte, el juvenil delantero siempre tiene claro lo que quiere. En los casos en los que se nubla son por su propia frustración respecto de su karma: la culminación de la jugada, dictaminar sentencia al arco, definir. No es un típico número nueve, pero siempre tiene espacio y tiempo para fabricarse sus propias situaciones gracias a sus características, pero la cuenta de los goles no va acorde a tal cosa. En muchos casos por milésimas, pero no va. La experiencia y el ruedo irá emparejando las cosas.

Gallardo tiene definido en este 2015, más allá de momentos actuales, cómo está distribuido, en base al contexto, las delanteras para ambos torneos. Teo y Mora a la copa, Cavenaghi y Driussi o Boyé para el campeonato local. Y resulta positivo su aporte, sin contar el partido con San Lorenzo donde costaba llegar ante un planteo tan conservador, con Gimnasia y con Argentinos contribuyó para que el equipo encuentre la victoria. En Gimnasia, su desequilibrio para ir en busca de la victoria fue demasiado para Benítez, Barsottini y compañía. Y ante Argentinos fue lo mismo, una réplica. Porque situado unos metros más atrás para dejarle espacio a Cavenaghi dentro del área, se situó en las espaldas de Ledesma y tirándose también a los costados. Allí busco siempre encarar hacia adelante, buscando los mano a mano con Franco Flores y Torrén. Así fue como recuperando una pelota e iniciando una contra, la dejó y buscó el espacio, donde Torrén lo perdió y aplicando ahora sí el manual del arte de la definición dar ese grito, ese alarido, pero esta vez de alegría.

Un gol que vale mucho. Porque de esta manera River está en el grupo de punteros junto con Boca, San Lorenzo y Rosario Central. También que sirve para espantar demonios de la cabeza ante tantos problemas en algo determinado y esencial en el fútbol como el convertir un gol. Pero sobre todo levanta ánimos para encarar el futuro cercano del miércoles, donde lo único que sirve para pasar de fase es ganar y esperar a que en Perú las cosas salgan en favor de River. Mientras, Boyé brinda su potencial para un River mejor.


por Matías Prado 
Ex Clarín Deportes

jueves, 9 de abril de 2015

Una teoría hecha cenizas (Tigres 2 vs River Plate 2)

Mora, Gol, Tigres, River, River Plate, Empate, Agonico, Copa Libertadores, Libertadores, 2015
Mora, el héroe
Desde una cuestión personal, les confieso a todos que, como les habrá pasado a muchos, una vez más veía la desilusión en el horizonte a raíz del resultado futbolístico. Ya creo que en esta copa River se ha embriagado mucho de decepciones. ¿Ejemplos? Sobran. Un presente millonario navegando en la inestabilidad, de repente con picos allá arriba, y con otros allá bien abajo, ambos polos referidos a lo individual y lo colectivo, y tanto en la copa Libertadores como en el torneo local.

A raíz de ésto, y quien escribe asume lo siguiente para muchos aspectos de su vida, surge una teoría, una convicción. Porque este River pareciera no encajar en esta edición. No hay un partido que se recuerde demostrando supremacía absoluta ante rivales en los papeles accesibles (San José y Juan Aurich) o en situación de paridad (Tigres). River aún no se llevó tres puntos en ningún encuentro ni siquiera en su propia cancha. En el torneo doméstico, en cambio, está en franca remontada para una competición en la que recién transcurrieron ocho fechas, un cuarto de la misma. Ante este panorama, lo que llega mal barajado, es preferible dejarlo. ¿Para qué insistir aunque fuera la competición más importante del continente si, contradiciendo a Gustavo Cerati, el viento no sopla a favor? Además, y sin querer establecer ésto como una verdad absoluta, estoy seguro hasta por una cuestión lógica que es preferible no sufrir en lo local con algo que después te atormente como los promedios, a pesar de que hoy no sea el caso (pero no hay que confiarse por demás tampoco), que en lo internacional más allá de lo que signifique ésto en la economía de cualquier club. Entonces, ante tal contexto, tal planteo.

Como decíamos, una vez más lo futbolístico avala esta teoría. River navegó en la intrascendencia. Tuvo más la pelota que su rival, pero aún en este momento se deben estar preguntando para qué si no sabían qué hacer con ella. Equipo largo con falencias totales en sus conectores. Exceptuando a Ponzio que sólo estuvo 14 minutos en el campo de juego, Kranevitter y Pisculichi, quienes por posición y roles son los encargados de que todos jueguen, no pudieron nunca suplir el déficit de ser quienes apuntales el camino. Al tucumano lo perjudica lo largo del equipo, ya que por características suele resguardarse más entre los centrales que el rosarino, si su pase tiene un destino a 30 metros de distancia, pierde sentido la salida clara desde él. Y Pisculichi demuestra que en el fútbol se vive de momentos, y hoy el suyo para River es contraproducente desde su improductividad. Por eso se hace esencial que el Pity Martínez esté entre los once. Hay necesidad de rebeldía, y nadie mejor que al ex Huracán le cabe esa bandera.

Una vez más River regala goles, más allá de las virtudes del rival. Porque Arevalo Ríos podría haberle por centímetros pegado a la pelota en el palo o afuera, o por otros tantos pero para el otro lado atajado Barovero. Pero fue ahí bien al borde del palo para marcar el 1 a 0. Ahora, sólo la falta de concentración hace que se ignore a la segunda jugada, a la pelota que sale rebotada hacia afuera donde un rival espera para un remate afuera del área. El uruguayo todavía agradecido. Y el segundo gol proviene de la falencia arriba mencionada. Sólo Pezzella mirando la jugada de frente y en desventaja por el 2-1 entre Jiménez y Sóbis. El juvenil debió haber cortado la jugada con falta en tal situación, pero jamás pensó que las coberturas también llegaban tarde, sumado a Kranevitter viniendo desde muy atrás. Y ni que hablar Sánchez, que no sale en la foto, que cuando cambia el esquema para que juegue de volante interior, de su desorden y avaricia por ir hacia adelante Tigres en este caso se hizo un festín por el aprovechamiento del espacio. Ante ésto, el ex River, Damián Álvarez, para poner el 2 a 0. Una realidad que abrumaba disfrazada de aplanadora para los de Marcelo Gallardo.

Pero las historias se cuentan cuando hayan llegado a su fin. No por una cuestión de optimismo y de ilusiones, quien quiera tenerlas está en todo su derecho, sino por una cuestión empírica: ver primero qué pasa, y después a expresarse sobre los acontecimientos. En un café, en el trabajo, en casa, con amigos o en un artículo periodístico (oral o escrito). Le será más fácil a quien tenga las ideas claras para saber cómo salir al sol. O por lo menos intentarlo. River empató el partido, por creer que no solamente los de uno se pueden equivocar, sino los de enfrente también. O por la lucidez de salir de la muchedumbre para buscar un centro y tener la pelota de frente al arco y espacio suficiente para sucumbir al arquero.

River tiene un guía que no sufrió la merma en su rendimiento respecto del año pasado, que más allá de luchar solo porque Teo, su habitual compañero, no contribuye, sabe cómo arreglarse en esa soledad; y que por sobre todo es quien puede cambiar todas las teorías con respecto a este River inanimado y hacerlas polvo. Silencio por favor, Rodrigo Mora trabajando.


por Matías Prado
Ex Clarín Deportes