a quién vas a votar para presidente?

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Se retira Ballotta, el cerebro económico del River

Andrés Ballotta, Tesorero

Corría el caluroso 17 de diciembre de 2013. Eran las 12 del mediodía en la confitería que no puso el aire acondicionado para ahorrar. Todos festejaban haber llegado al poder. Iban asumiendo uno por uno. Sin embargo, internamente D'Onofrio, Brito y Ballotta sospechaban que algo no andaba bien. Recibir el mando en River en horario bancario no les cerraba.

A menos de una hora de asumir, se confirmó la sospecha. Jorge Brito descubrió que ese mismo día vencían cheques por $7.000.000, en dos semanas esa cifra ascendía a $70.000.000 y en cuatro meses a $310.000.000. Ballotta tocó a la puerta del flamante presidente y le dijo la cruda verdad: Passarella había quebrado a River.

Lejos de esquivar la responsabilidad, puso la cara y se sentó en la silla más caliente del club para trabajar con D'Onofrio y Brito en el salvataje económico de River. Porque hay que entenderlo claro, River tenía un déficit operativo de $144.000.000 al año, un patrimonio neto negativo de $153.000.000 y un capital de trabajo negativo de $307.000.000. Además, el pasivo financiero del club equivalía a el ingreso anual por la cuota de socios. Más simple? Si River fuese tu casa, por mes estarías debiendo $12.000.000 en tarjetas de crédito, sólo para sobrevivir y si vendieses tu casa, tu auto y tu empresa, solo tendrías más deudas. Y como para completar el panorama, todo tu sueldo se te iba en intereses de tarjeta de crédito. Así estaba el club.

Ante ese panorama, armó una estrategia en tres etapas: 1. Salvataje (para evitar el concurso de acreedores), 2. Reducción del Déficit y 3. Consolidación Económica y patrimonial (invirtiendo para generar más éxitos deportivos).

Cuentan los que conocen los pormenores de la estrategia que Brito fue clave en cada una de las etapas, sobre todo en la revinculación con el sistema financiero. Lógico, un banquero confía más si del otro lado está el dueño de uno de los cinco bancos más importantes del país. Así se abrieron líneas de crédito claves para poder tener oxígeno, se lanzó un fideicomiso privado y se renegociaron las deudas con los acreedores.

Y lo más importante, se cumplió con el plantel profesional. La vuelta de Cavenaghi no solo fue fundamental en lo futbolístico sino también en el vínculo con los dirigentes. Fue él quien calmó ansiedades, empeñó su palabra frente al plantel prometiendo que la plata iba a llegar y los dirigentes le cumplieron. Así llegó el campeonato con Ramón, luego Gallardo y las copas que ya forman parte de las vitrinas del Museo.

Pero hay otra vitrina donde se exhiben Copas que nadie ve:
- No hay deuda con la AFA (imagínense lo que sería River si hoy le siguiese debiendo $184M a la AFA de Tapia y Angelici)
- Tiene inversiones financieras (tenía deuda en cheques por $310M)
- Tiene superávit operativo (tenía un déficit de $144M al año)
- Se eliminó el pasivo financiero (equivalente al ingreso anual por cuotas de socios  

River pasó de ser un club que los jugadores usaban para pegar el salto a Europa a ser un club donde quieren desarrollar su carrera y donde saben que cobran lo que corresponde todos los meses. 

En síntesis, recibió un Club en quiebra y se va con el Club de mayor patrimonio e ingresos del fútbol argentino. 

Ovacionado por la Comisión Directiva cuando presentó el Balance, mañana entrará a la Asamblea de Representantes de Socios un tipo del que nadie habla mal, que tiene perfil bajo, que trabajó con prisa y sin pausa desde el lugar más difícil del club en uno de los momentos más críticos de la historia y que, por esas cosas del Estatuto, no puede renovar su lugar. 

No sale en Olé, esquiva las cámaras y no busca protagonismo. Pero la asamblea probablemente le rinda homenaje al primer Tesorero que sale de su cargo sin ninguna sospecha de corrupción, algo inédito en el fútbol argentino.

Se llama Andrés Ballotta y en diciembre dejará de ser dirigente del club. 

martes, 14 de noviembre de 2017

El llamado de Gallardo

Trillo, el candidato creador de la Estatua de Labruna
Después de varios meses de pensarlo, tomó la decisión, se sentó con Rodolfo D'Onofrio y se lo comunicó. A pesar de una dura semana, Gallardo quería continuar como Director Técnico. Sin dudas, la mejor noticia para los hinchas de River Plate pero, más aún, para la campaña política.

El Muñeco le hacía un craso favor a la institucionalidad del Club. En la corta campaña no se iba a poner en duda su continuidad ni se iba a discutir un eventual sucesor. Se cerraba el tema. No había que buscar afuera cuando adentro el, ahora, segundo mejor DT del mundo estaba determinado a redoblar la apuesta.

A Ramón Díaz, pegarse a un candidato le valió un despido por lo que luego de comunicarle la decisión al Presidente, Gallardo le pidió los celulares de sus contrincantes. Conocedor del universo político del club, el Muñeco quería sondear al resto de los candidatos antes de comunicar su decisión. Los llamó uno por uno y todos le aseguraron su continuidad pero dos casos llamaron la atención.

El primero fue Trillo, con el cual dicen que tuvo un feeling especial. El dato no sorprende de alguien que, marcando errores durante estos cuatro años, siempre lo hizo con altura. Además, no hay que olvidar que es el creador de la Estatua de Labruna, un prócer riverplatense que representa valores muy cercanos a los que predica Gallardo.

Pero la anécdota que será recordada por varios ocurrió cuando Gallardo intentó comunicarse con Barujel. El candidato opositor le cortó dos veces el celular porque creyó que era un chiste de mal gusto. Finalmente, se convenció que no lo era y, en una breve charla, le ratificó su continuidad. Al enterarse del episodio un dirigente oficialista preguntó sorprendido, "Durante el Aguilarismo estaban acostumbrados a hacer esos chistes?".

Gallardo paró le pelota, diseñó la jugada y la ejecutó a la perfección demostrando que también es un estratega político. Lo que se dice, un jugador de toda la cancha.

viernes, 8 de septiembre de 2017

River tiene el plantel más caro del fútbol argentino

Los cuatro refuerzos fuertes
Este mercado de pases ha sido tan estable para River Plate como turbulento, del optimismo al desconcierto. Las razones radican en que, por una parte, por primera vez en todo su mandato Rodolfo D'Onofrio tomó la decisión de abrir la billetera y gastar más de USD20 millones en refuerzos, a sabiendas que Driussi, el goleador del equipo, ya no estaba y la Libertadores es una posibilidad cada día más concreta. Incluso, compró el pase más caro en la historia del fútbol argentino.

Llegaron jugadores con más pasado que presente pero con renombre y fanatismo por el club como Lux, Enzo Pérez y Scocco. Por otra parte, también llegaron jóvenes promesas como De la Cruz, Saracchi o Borré.

La gran turbulencia se desató con la salida de Alario. Llama poderosamente la atención que el Manager haya vuelvo a fallar a sabiendas que Alario fué convocado a la Selección Argentina, había sido tentado con una cifra multimillonaria por el fútbol Chino y, sobre todo, porque el mismo Francescoli confesó que "era esperable que se quieran llevar a Alario". Si era esperable, evidentemente Enzo falló al no tener tres o cuatro nombres en carpeta para comprar rápidamente con los dólares del goleador. Al igual que cuando se fueron libres en manada, otra vez pecamos de inexpertos.

Sin embargo, la noticia es que, a pesar del fuerte impacto en la cotización del plantel por la salida de Alario, según el sitio Transfermarket, River tiene el plantel más caro del fútbol Argentino con valor de €61.900.000 seguido por Boca con un plantel valuado en €60.800.000.

River Plate inicia el segundo semestre con el plantel más caro del país. Esperemos termine revaluándolo en el verde césped.

jueves, 31 de agosto de 2017

Opinión: "El talento es latinoamericano. El dinero es europeo"

El caso Alario exhibe el grado de indefensión del fútbol Latinoamericano ante el poderío económico de los clubes europeos.

El talento es nuestro. Son futbolistas argentinos, brasileños, colombianos, uruguayos los que transforman un deporte de velocidad y fuerza en el arte de lo imprevisto y despiertan el interés del público a nivel mundial.

Los clubes europeos crecieron económicamente vendiendo el espectáculo deportivo, recaudando a través de los contratos de TV, de marketing, merchandising, entre otros. Supieron interpretar la trascendencia económica de la transmisión satelital y su efecto multiplicador.

Los clubes latinoamericanos, en cambio, ejecutaron la política de "engorde", denominación que le asigné hace años a la venta sistemática de futbolistas como instrumento de recaudación. Fue un símil de la política ganadera. Formar jugadores y venderlos. Total en nuestra tierra el talento se renueva.

Este modelo de desarrollo económico latinoamericano se pensó (¿se pensó?) bajo el amparo de Estatuto Jurídicos (Convenciones colectivas de trabajo) que consagraban al vencimiento de los contratos entre los clubes y los futbolistas, su renovación automática por otros 2 años. Recién al vencer esta prórroga el futbolista quedaba en libertad de contratar con el club de su preferencia.

Las controversias eran resueltas ante la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA y el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) quienes a partir del LEADING CASE BUENO Y RODRIGUEZ C/ PEÑAROL DE URUGUAY declararon la invalidez del "paraguas protector" y otorgaron preeminencia a la libertad contractual y a la libertad de trabajo, al punto de admitir la rescisión unilateral de los contratos por parte de los futbolistas.

La FIFA se limitó a reglamentar la extinción de los contratos, consagrando diferentes consecuencias según fuera por voluntad unilateral o de común acuerdo, con justa causa o sin ella, dando prevalencia al desistimiento unilateral sobre el principio del pacta sunt servanda, de modo que lo pactado ya no obliga al futbolista.

Las consecuencias jurídicas de la extinción de los contratos difiere según se produzca de común acuerdo o por voluntad unilateral de una de las partes. En este último supuesto se establecen limites y sanciones (artículos 16, 17 y 18 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA).

Por ello adquiere relevancia el sentido y alcance de las denominadas "cláusulas de rescisión".
Estas pueden interpretarse - con distintos efectos jurídicos- como 1º) una cláusula penal, o 2º) una obligación facultativa.

La cláusula penal cumpliría tres funciones: a) garantizadora (asegura el cumplimiento del contrato), b) resarcitoria (avalúa anticipadamente los perjuicios derivados del incumplimiento) y c) punitiva (contempla una pena privada que debe sufrir la parte incumplidora).

La obligación facultativa, en cambio, tiene una prestación principal y otra accesoria. El club solo puede exigir la principal, pero el jugador puede liberarse cumpliendo la accesoria.

En el primer caso la extinción del contrato es por voluntad unilateral del futbolista y habilita al club afectado a invocar los límites (art. 16) y requerir las sanciones al Club, al intermediario y al futbolista (arts. 17 y 18.)

En el segundo caso, la extinción del contrato es por voluntad de ambas partes, en cuya caso no cabe limitación ni sanción alguna.

Se trata, en suma, de interpretar cláusulas contractuales para establecer el sentido y alcance de la relación jurídica entre club y futbolista. Para ello es necesario desentrañar la voluntad de las partes, pues se está en presencia de una materia que se mueve en el ámbito de la libertad contractual que no es susceptible de resolverse por reglas rígidas e inflexibles.

Es por ello que el fútbol Latinoamericano debe comprender que se necesita no sólo minuciosidad en la redacción de los contratos, fijando cláusulas penales en función del perjuicio sufrido ante la extinción unilateral del contrato, sino fundamentalmente desarrollar una estrategia y lucha política para, por un lado, consagrar una regla básica: los contratos obligan y deben ser cumplidos y, por otro, "vender fútbol, no futbolistas", recaudar con el desarrollo del mejor espectáculo, y no cediendo a los actores.

De ello depende nuestra subsistencia.

Dr. Daniel Adrián Kiper

miércoles, 16 de agosto de 2017

Entretelones de la cena con los jugadores de Atlas

Gauna y una mirada que dice todo
Todo empezó con un intento frustrado. Atlas, como es su costumbre, llamó al Monumental para hacer un intercambio de camisetas días antes del partido. En River accedieron de forma inmediata fiel a la tradición instaurada por D'Onofrio de recibir a los visitantes, aunque en este caso no era el Monumental el escenario. Sin embargo, el 11 de agosto la amenaza de bomba dejó a Maxi Ambrosio, Presidente de Atlas y dueño del Restaurant La Stampa, fuera del Estadio.

Recordemos que Atlas es un club que se caracteriza por estas acciones. Ya se vió en el partido que jugaron contra Estudiantes de La Plata en el cual fueron al estadio en el mismo micro. Si, leyeron bien, los jugadores llegaron al estadio verdaderamente mezclados: ventana Estudiantes, pasillo Atlas, pasillo Estudiantes, ventana Atlas.

El lunes, Ambrosio recibió una llamada desde El Monumental. Era D'Onofrio, hablaron más de media hora y el Presidente de River le propuso que luego del partido los planteles cenen en el Sheraton de Salta. Si, no fue un gesto tribunero que surgió desde el oportunismo, fue algo que River planificó antes del partido. Al margen de las diferencias dentro de la cancha, querían tratarlos como pares y hacer un verdadero tercer tiempo.

Sin embargo, cuentan en Atlas que los jugadores no tenían idea de lo que venía. En la charla técnica Gerardo Carchio, su DT, les dijo a los jugadores: "Hay tres resultados posibles para nosotros: 0-2, empate o ganarles. Piensen que ellos tienen solo un resultado: tres o más goles. Jueguen con eso en mente". A pesar de esta arenga, cuentan los que siguen al Marrón que en el primer tiempo los jugadores estaban completamente perdidos. "Estaban rodeados de miles de hinchas. Les explotó la cabeza a todos", confesó un dirigente cuando terminó el encuentro.

Al llegar al vestuario y con la ansiedad de ir al otro para intercambiar las camisetas prometidas, los jugadores se enteraron de lo que venía. Ni dirigentes ni jugadores esperaban era que los jugadores de River se presten a cenar por más de dos horas pero mucho menos, que sean los propios jugadores de la banda los que quieran sacarse selfies con los jugadores de Atlas.

Estos son los gestos que hacen de River un club cada día más gigante.

Batalla posteó una selfie con los jugadores de Atlas
Gauna con sus camisetas

Una de las mesas de la cena del "Tercer Tiempo"



viernes, 28 de julio de 2017

Balance River Plate 2016-2017: Millonario de nuevo

D'Onofrio y su Promesa de Campaña en lo Económico
Cuentan los que lo conocen al presidente, que al margen de los títulos y las copas internacionales, uno sus mayores orgullos es el trabajo que está haciendo él, Jorge Brito junto a su equipo económico para levantar el club de la ruina que le dejaron Aguilar y Passarella.

El lunes cuando se presente el presupuesto que dará fin a su primer gestión, el área económica adelantará los trazos de un balance histórico. Será el último de este mandato y demostrará la consistencia en la ejecución de lo prometido en campaña.

Fuentes que han visto los números aseguran que se proyecta un superávit de $165 millones y, lo más importante, un pasivo de $800 millones.

Se estarán preguntando si están todos locos festejando un negativo de $800 millones. No, nadie está loco. River Plate viene arrastrando un pasivo que en 2016 fue de $990 millones, del cual la deuda "pura" eran $500 millones. Por qué hay una deuda que no es "pura"? Porque se contabiliza como deuda ítems como cobro anticipado de abonos y sponsoreos, entre otros ítems.

Para contextualizar la tremenda baja en la deuda financiera hay que tener en cuenta dos indicadores. El primero es que nominalmente se bajó la deuda 20% versus 2016. El segundo y más importante, es que teniendo en cuenta una inflación de 30% entre julio 2016 y julio 2017, la caída real es de 44%, una cifra impactante.

Para completar el panorama hay que adentrarse en una comparación. Mientras Passarella dejaba un club con un pasivo de $500 millones, el club facturaba $300 millones. Esto quiere decir que se facturaba el 60% de lo que se debía. El club estaba quebrado, River tenía un patrimonio neto negativo de $200 millones.

El lunes el club mostrará un panorama completamente opuesto. Mientras la deuda es de $800 millones, los ingresos son exactemente el doble: $1.600 millones. Así, el último año de su mandato, D'Onofrio habrá cumplido con su promesa de "implementar un modelo económico - financiero saludable". Y acá la segunda parte del artículo.

¿Cómo hizo D'Onofrio para hacer este cambio tan radical? Año a año, cumplió lo prometido durante la campaña. Ni más, ni menos.

En 2014, mientras todos los estudios jurídico contables le recomendaban concursar el club, D'Onofrio decidió no declararlo en quiebra y armar un fideicomiso para refinanciarse mientras se generaban ingresos extra. Confiaba plenamente en que River solo había llegado a esa situación por que al club lo habían tomado un puñado de inoperantes. El tiempo le dió la razón. En 2015, profundizó la profesionalización de la gestión y se consolidó la generación de ingresos. En 2016, se normalizó la situación con la AFA y River pasó a ser un club deudor a uno acreedor.

Este año, D'Onofrio levantará la copa para brindar por la cancelación del 100% de los pasivos financieros. Éstos devengaban intereses de $120 millones al año, equivalentes a la recaudación anual por las cuotas sociales. Si, leyeron bien, el dinero recaudado por las cuotas sociales iba directamente a parar a pagar deudas con Bancos, Financieras, Fideicomisos y la AFA. Así de quebrado habían dejado el club. Así de impactante es el cambio.

Cuatro años después, River es el club de mayores ingresos y mejor patrimonio neto del fútbol argentino, es hora de catapultarlo en lo deportivo mientras se le da a los socios los servicios que merecen. Un club como River no puede seguir teniendo tal magnitud de cuentas pendientes.

D'Onofrio tendrá que ser medido y no caer en la tentación megalómana, que siempre está latente y nunca nos llevó a buen puerto.

jueves, 20 de julio de 2017

Homenaje al amigo de cancha

Abrazo de gol
El abrazo es uno de los gestos más afectuosos que puede darte un amigo. Es una muestra de contención, de alegría o simplemente de angustia. De los gestos de cancha, es sin dudas aquél que más afecto demuestra por el otro.

Cuando esa persona que nos inició en la pasión de seguir los colores de este club por los estadios de fútbol, un gol representaba ese momento en el que te fundías con tu mentor. Un abuelo, padre, tío, hermano mayor o simplemente un amigo de alguno de ellos. Siempre hubo alguien que tomó la decisión por vos y te empezó a llevar a la cancha.

En cada historia de alegría o desazón, está esa persona. Una historia que, con el correr de los años, acumuló partidos, campeonatos y muchas anécdotas pero siempre el abrazo ahí, dando presente.

Quién no recuerda haberse confundido en un abrazo con el pitazo final de la Libertadores o de los superclásicos en la cancha rival. Es esa recompensa al haber estado juntos horas en la fila esperando por una entrada, pacientemente en esas calles estrechas con esa persona cuidando que un policía no pase y en su locura te pegue un palazo. Subir la infinidad de escalones, ver el partido incómodo para terminar en ese abrazo. Si, porque de visitante el recuerdo es imborrable.

Pero el destino también la vida también tiene momentos en donde uno va solo a la cancha. Circunstancias que te regalan amigos pasajeros. Esas personas que también fueron solas o simplemente en su generosidad, al igual que vos lo hiciste con otros, en ese grito de gol o en ese pitazo final te dan un abrazo gigante. Uno de esos que te da tu viejo cada vez que esa hazaña en el verde césped se traduce en un estallido en las tribunas. Un estallido que hace que sea quien sea la persona que tenés al lado, en ese preciso instante, es tu mejor amigo aunque al terminar un simple adiós termine esa efímera amistad.

En este día, queríamos rendir homenaje a todos estos anónimos amigos de la cancha. Son una de las cosas más lindas y genuinas de nuestro fútbol.

Feliz día amigos!