A quién votás en Diciembre?

viernes, 28 de julio de 2017

Balance River Plate 2016-2017: Millonario de nuevo

D'Onofrio y su Promesa de Campaña en lo Económico
Cuentan los que lo conocen al presidente, que al margen de los títulos y las copas internacionales, uno sus mayores orgullos es el trabajo que está haciendo él, Jorge Brito junto a su equipo económico para levantar el club de la ruina que le dejaron Aguilar y Passarella.

El lunes cuando se presente el presupuesto que dará fin a su primer gestión, el área económica adelantará los trazos de un balance histórico. Será el último de este mandato y demostrará la consistencia en la ejecución de lo prometido en campaña.

Fuentes que han visto los números aseguran que se proyecta un superávit de $165 millones y, lo más importante, un pasivo de $800 millones.

Se estarán preguntando si están todos locos festejando un negativo de $800 millones. No, nadie está loco. River Plate viene arrastrando un pasivo que en 2016 fue de $990 millones, del cual la deuda "pura" eran $500 millones. Por qué hay una deuda que no es "pura"? Porque se contabiliza como deuda ítems como cobro anticipado de abonos y sponsoreos, entre otros ítems.

Para contextualizar la tremenda baja en la deuda financiera hay que tener en cuenta dos indicadores. El primero es que nominalmente se bajó la deuda 20% versus 2016. El segundo y más importante, es que teniendo en cuenta una inflación de 30% entre julio 2016 y julio 2017, la caída real es de 44%, una cifra impactante.

Para completar el panorama hay que adentrarse en una comparación. Mientras Passarella dejaba un club con un pasivo de $500 millones, el club facturaba $300 millones. Esto quiere decir que se facturaba el 60% de lo que se debía. El club estaba quebrado, River tenía un patrimonio neto negativo de $200 millones.

El lunes el club mostrará un panorama completamente opuesto. Mientras la deuda es de $800 millones, los ingresos son exactemente el doble: $1.600 millones. Así, el último año de su mandato, D'Onofrio habrá cumplido con su promesa de "implementar un modelo económico - financiero saludable". Y acá la segunda parte del artículo.

¿Cómo hizo D'Onofrio para hacer este cambio tan radical? Año a año, cumplió lo prometido durante la campaña. Ni más, ni menos.

En 2014, mientras todos los estudios jurídico contables le recomendaban concursar el club, D'Onofrio decidió no declararlo en quiebra y armar un fideicomiso para refinanciarse mientras se generaban ingresos extra. Confiaba plenamente en que River solo había llegado a esa situación por que al club lo habían tomado un puñado de inoperantes. El tiempo le dió la razón. En 2015, profundizó la profesionalización de la gestión y se consolidó la generación de ingresos. En 2016, se normalizó la situación con la AFA y River pasó a ser un club deudor a uno acreedor.

Este año, D'Onofrio levantará la copa para brindar por la cancelación del 100% de los pasivos financieros. Éstos devengaban intereses de $120 millones al año, equivalentes a la recaudación anual por las cuotas sociales. Si, leyeron bien, el dinero recaudado por las cuotas sociales iba directamente a parar a pagar deudas con Bancos, Financieras, Fideicomisos y la AFA. Así de quebrado habían dejado el club. Así de impactante es el cambio.

Cuatro años después, River es el club de mayores ingresos y mejor patrimonio neto del fútbol argentino, es hora de catapultarlo en lo deportivo mientras se le da a los socios los servicios que merecen. Un club como River no puede seguir teniendo tal magnitud de cuentas pendientes.

D'Onofrio tendrá que ser medido y no caer en la tentación megalómana, que siempre está latente y nunca nos llevó a buen puerto.

No hay comentarios. :