A quién votás en Diciembre?

jueves, 11 de mayo de 2017

D'Onofrio, la campaña del laberinto

En las últimas semanas los actores políticos midieron el aceite para arrancar la campaña. Hubo notas, comunicados, entrevistas, mensajes en redes sociales.

Michetti haciendo campaña electoral en el club
D'Onofrio juega a que "todavía" tiene que charlar con su familia y los dirigentes para saber si se presenta a las elecciones. La realidad dice otra cosa. Al principio creyó que su alianza con la familia Santilli y su creciente relación con Angelici, además de una buena gestión, podrían hacerle de un lugar relevante en la política del PRO.

El presidente no contaba con que el fútbol podía distanciarlo del Tano que, ahogado por su anemia de títulos vió como su estrategia de "ganar como sea" chocaba contra la CONMEBOL. Un llamado de auxilio del mismísmo Macri solo acortar la pena durísima. Angelici quedó expuesto internamente y explotó contra D'Onofrio.

Tapia y Angelici, Presidente y Vice de la AFA
Esta grieta profundizó cuando el presidente de Boca optó por traicionar a Tinelli y aliarse con el Ascenso Unido y Hugo Moyano, gran aliando de Macri. Tapia ganó por goleada y D'Onofrio volvió a quedar en la vereda de enfrente justo después que el Grupo Esmeralda lo haya medido en las encuestas. Si, políticamente D'Onofrio estaba jugando a ser opositor para enterarse que lo bajaban por medir mal. Quedaba afuera de la AFA, del PRO y del Peronismo. Solo faltaba que Tinelli se retirase de la política, cosa que precipitó su horfandad.

Elecciones por delante, en River nadie duda que si se presenta gana. La pregunta con la que varios se esperanzaron era si el gobierno querría interceder como quiso hacerlo el Kirchnerismo en Boca.

D'Onofrio iba a ser candidato del Grupo Esmeralda
Desde el Casellismo dicen que tienen muy buenos lazos con el Gobierno Nacional e, incluso, con todo el oficialismo en River, salvo el "ala dura" representada por el eje D'Onofrio-Patanian. Además, agregan que quienes mejor los trataron siempre fueron los Santillistas y refuerzan que ellos no tienen problemas con Brito. Insisten que si bien no hubo una oferta concreta, charlaron en Casa Rosada sobre la posibilidad de recibir su apoyo.

Para fortuna de D'Onofrio la Casa Rosada está en un laberinto con una sola salida: la reelección. Y no la de Macri. ¿Por qué es esto? En el PRO dicen que cualquiera de las alternativas tienen un impacto nacional y que el daño que puede hacer D'Onofrio es insignificante. "Eliminó a Boca dos veces, ganó ambas copas y lo bajaron porque no medía, hoy es inofensivo", concluyen.

Cuando repasan alternativas a D'Onofrio empiezan por Caselli. Su entorno asegura que será candidato a presidente, que la campaña será corta y que hay lugar para sumar a cualquier oficialista que quiera otro modelo de club. El problema es otro. Un apoyo a Caselli podría golpear la relación con el Papa Francisco. "Con lo que costó remontar esa relación, no la vamos a poner en peligro", aseguran. No se ve opción posible ahí.

Luego analizan el quiebre se piensa en Brito y Santilli. Pero ambos arriesgan demasiado. Brito recién hace pie en la política del club. Llegó financiando la campaña de D'Onofrio y serían pocos los empresarios que se nieguen a financiar al actual presidente después de que los llevó a Japón y transformó el club. Además, Brito es un jugador de toda la cancha que, entre otras cosas, es amigo de Massa.

Darío Santilli, por su parte, ya tiene experiencia rompiendo con Aguilar para perder. Y por si esto no fuese suficiente para descartarlo, sus allegados aseguraron a este medio que "nuestro estilo es tratar bien a todos los sectores pero no hay que confundirse, somos oficialismo y lo seguiremos siendo".

La alternativa que queda es presentar un candidato desde fuera del club. Las opciones son tres. Un empresario, un famoso o un político. Un político con tanto impacto seguro ya estará ocupado en las elecciones legislativas. Un famoso qué aporta?, se preguntan. Y para empresario, ya hay un presidente que ordenó el club y lo sacó campeón de la Libertadores.

En Casa Rosada saben que están en un laberinto del cual solo D'Onofrio los saca airosos y ya tiene suficientes "amarillos" en su equipo como para contenerlo. La pregunta que aún queda latente, ¿Y si su intención final es ponerle un Vicepresidente?

No hay comentarios. :