a quién vas a votar para presidente?

jueves, 23 de octubre de 2014

El valor de aquel penal (River Plate 2 vs Libertad 0)

Nunca perdones a River. Nunca. Si no, suceden cosas como las que pasaron en estos octavos de final de la copa Sudamericana. Te arrolla. Te deja la moral bastardeada. Te deja la sensación de ser un equipo que no pertenece a la elite de River.

Todo porque Rodrigo López tuvo el infortunio de fallar ese tiro desde los doce pasos. Ese fue el inicio del derrumbe de Libertad. Cortes de luz mediante, el empate rápido del conjunto argentino, ese partido de ida viró vertiginosamente de un lado hacia el otro luego de ese hecho para dejar casi sentenciada la serie a favor de los de Gallardo. Y en el Monumental no fue tan distinta la cuestión. La luz funcionó muy bien en la cancha, pero Bareiro con esa expulsión temprana se encargó de dejar en un pasillo a oscuras a su equipo, y con el peor fantasma. Si a este River once contra once no lo torcés, con un jugador menos y un 3 a 1 abajo era lo mismo que haber apagado todo y haber decretado el fin.

Ponzio, Leonardo, River, River Plate, Libertad, Paraguay, Argentina, Copa Sudamericana, Sudamericana, 2014,
Ponzio contuvo todo lo que pasó por el mediocampo
Pero los 90 minutos sirvieron igual. A un equipo que viene por la buena senda nada mejor que jugar un partido atrás de otro. Porque en el caso de este nuevo River, sirve para seguir ratificando una idea, para afianzar el funcionamiento. Y para darle rodaje a aquello que es necesario que lo tenga. Porque si Libertad no tuvo nunca el control de nada, fue porque el corte estuvo en el medio, y en esa tarea se lució como líder absoluto Ponzio. Primero asfixiando en la marca a su marca, cubriendo de manera excelente las espaldas de Sánchez y Rojas y ofreciéndose como salida con pase limpio, sin encimarse demasiado con sus compañeros.

Los goles fueron sentarse a verlos llegar. Porque iban a llegar. El arquero Rodrigo Muñoz se encargó de que no hubiera más en Nuñez que los de Mercado y Simeone. Es fácil notar lo infalible en los números, y en este caso también darse cuenta cómo a raíz de un hecho un equipo vapulea el cerebro de otro por goleada.




Por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

No hay comentarios. :