A quién votás en Diciembre?

lunes, 18 de agosto de 2014

Modo Kranevitter (River Plate 2 vs Rosario Central 0)

Nada puede salir mal con él en cancha. Haber pegado el volantazo a tiempo es sinónimo de un mérito. Punto para el entrenador. A Matías Kranevitter le bastaron los 95 minutos ante Rosario Central para sentenciar nuevamente a Ponzio a sentarse en el banco de suplentes.

Teo, Teo Gutierrez, Gutiérrez, Teófilo Gutierrez, River, River Plate, Rosario, Rosario Central, Central, Triunfo, Monumental, Torneo Transición,
Teo marca el primer gol de River
Simpleza. El juego siempre empieza con el pase a un compañero.Y de eso el tucumano sabe. Juega y hace jugar, digno alumno de la escuela del Lobo Ledesma. Pase corto para generar conexión y confianza. Pase largo al espacio para profundizar y generar dinamismo en el equipo. El resultado de todo ésto, de acuerdo a los datos que arroja el sitio web argenstats.com.ar, es que de los 59 pases que dio el volante, el 71,9% fueron a un buen destino. Magistral.

Dominio. De acuerdo al mismo sitio web, River tuvo el 58% de la posesión del balón, estableciendo una supremacía clara. Pero hay un dato más relevante que se conecta con éste e indica la influencia de Kranevitter. El 52,9% de la posesión general del partido se dio en la mitad de cancha. Si la pelota fue más de River y todo se sucedió mayoritariamente en la mitad de cancha, se debe en gran parte a lo hecho por el número 5.

Inteligencia. Saber el momento justo para salir a cortar hacia adelante. En base a ésto, ser la voz que indique que el equipo deba presionar en bloque hacia adelante, y no necesariamente pegando un grito. Recrear con Rojas la sociedad que él tenía con Ledesma para marcar el tempo. Tener la cancha en la cabeza y saber cuándo son los momentos de saber cuándo son los momentos de buscar a Vangioni, Mercado o Sánchez que pican al vacío como pocos en el fútbol argentino. Pararse adelante de los centrales cuando se está defendiendo y hacer el abanico siempre ayudando a un compañero.

Esta segunda fecha respecto de la primera fue un paso adelante. La imagen apática en el Estadio Único de La Plata se confirtió en otra más agradable a la vista, más sólida y solidaria. Y claro, resulta que Gallardo encontro el modo.


Por Matías Prado
Ex Clarín Deportes

No hay comentarios. :