A quién votás en Diciembre?

lunes, 21 de febrero de 2011

Alfombra roja para Sir Erik (River Plate 2 vs Huracan 0)

Sebastian Srur columnista de Politica en River PlateEspecial para Política en River - En el protocolo británico es correcto usar la palabra Sir para dirigirse a un Caballero, o un Barón, y debe ser usada precediendo al nombre completo o sólo al nombre de la persona a quien se dirige. En este caso el muchachito de la película no nació en Londres ni en Liverpool, sino que abrió sus ojos al mundo en Carapachay, a 22 kilómetros del Obelisco. Sus brazos se hicieron alas en la noche del Monumental contra Huracán. Ese desahogo necesario para todo riverplatense.

Sir Erik firmó su primer grito en el Antonio Vespucio Liberti vistiendo de frac la red. Detalle: en el entretiempo hubo un reto intenso por parte de sus compañeros porque lo notaban displicente. Y Erik cambió para bien. Colaboró para la causa un Pavone asombrosamente asistidor en ambos goles del equipo. Por eso River rompió el candado quemero. Por eso pudo plasmar en resultado la superioridad, más allá de los horrores en el fondo. Pero, sepan disculpar, no me quiero ir lejos del foco. Lamela maduró a los ponchazos: se sabe amo y señor de la creación, asume su condición con naturalidad y se nota a la legua que no es una mochila incómoda de llevar. Aunque el DNI indique que apenas anda por 18 marzos en su vida.

Ya sé, no fue una fiesta de sábado a la noche la actuación del 11 de JJ. El Pavone imperial y los lujos de Lamela contrastaron con las lagunas. 51 minutos pasaron para abrir el marcador. Y River se enamoró del pelotazo al ánima bendita. A la nada misma. Guerra, el delantero de Huracán, tuvo dos veces el gol en sus botines. Señales que dejan alertas.

El ojo clínico de este observador aplaudió algo inusual: la aparición ofensiva con ciertos toques de distinción de Alexis Ferrero. Incluso, en un momento, armó una bonita pared. Son los pequeños detalles que les imprime JJ a los suyos. Sabe administrar lo que tiene. Es el típico exponente de la clase media argentina: se da los gustos cuando puede y en las malas épocas se arregla con lo que tiene. El discurso de JJ vive al borLamela festeja su gol River Platede del sincericidio y la honestidad brutal. Siempre de frente a la realidad escuálida de River, lejos del champagne y los mega shows futbolísticos.

En fin. Las matemáticas no resisten dudas: de 24 puntos posibles, desde que tomó el timón JJ River sumó 17 puntos. Y le quedan nueve partidos en ¿su fortaleza?, el Monumental. Y los fantasmas de la Promoción serán recuerdo si los números acompañan. Estimado lector: lejos está River de lanzar fuegos artificiales, sin embargo agrega un bonus track. Claro, no todos pueden jactarse de contar con un Sir en sus filas.

por Sebastián Srur
@sebasrur
Periodista de Radio Continental

3 comentarios :

Anónimo dijo...

No agrandemos a los pibes porque sino vamos muertos.
El primer tiempo de Lamela rozó con lo indefendible por lo displicente y apático.Pensé que no entraba a jugar el complementario
Levantó muchísimo en el 2do tiempo, jugó en serio, encaró buscó asociarse y convirtió un gol de crack.
Se que tiene 18 años y le tocó un River que, pese a su , debe conducir con otro chico de su mismam edad (lanzini).
Llevemoslo con calma.

Horoscastro

Anónimo dijo...

Me gustó el eufemismo, pero para mi estaba en pajero....disculpen, pero fue la palabra que me salía cuando lo veia en el primer tiempo.
El equipo en lineas generales me gustó, pero a no agrandarse, hay que ir partido a partido, y jugar cada uno con alma y vida.

Abrazos millonarios

Emilio bartolo

PD: Recondo en el mamaracho de programa que tiene fantino decía que hacia bien y que hacía mal Passarella, evidentemente anda con ganas de currar de nuevo en River como hizo con Aguilar. CUIDADO!!

Ermindo dijo...

Estimados, para salir de la pesadilla falta mucho aún. No hay que aflojar.
Si Olimpo le gana a Godoy Cruz, entramos a jugar con el Rojo de nuevo en promoción.
A no xoder, hasta que no dejemos bien atrás a Tigre y a Independiente, no podemos relajarnos.}
Vamos River carajo...!