A quién votás en Diciembre?

lunes, 6 de mayo de 2013

boca JUNIORS 1 vs 1 River Plate: Qué distintos somos!

Planteemos las cosas como son: el de ayer no era un partido por el campeonato, era un superclásico. Si no lo planteamos así, no entendemos lo que jugamos y si no entendemos lo que jugamos...


Lanzini festeja el gol más rápido de los superclásicos a los 43 segundosCon un gol desde la concentración, River Plate ya estaba en ventaja a los 43 segundos. Si, Lanzini había hecho el gol más rápido en la historia de los superclásicos y estábamos ganando ahí donde más nos cuesta. A partir de ese momento, a Boca no le quedó otra que ir a buscar el partido y mostrar sus vulnerabilidades. Intentaban pero chocaban con un River que, por primera vez, estaba más sólido atrás que adelante.

El equipo llegó dos veces claras más en el primer tiempo pero por esas cosas de los superclásicos, no se pudo alargar la diferencia, diferencia que era muy visible en la cancha. Y cuando los goles no los hacés vos... aparece un ignoto Silva que tiene la única situación de gol de Boca en todo el partido y te lo empata. Si, la misma historia de siempre pero en el primer tiempo.

El segundo tiempo fue realmente muy malo. Ramón, inexplicablemente, reemplazó a uno de los mejores de la cancha, Iturbe. En el reemplazo por Luna, River perdió rapidez, desborde y pique sin ganar nada a cambio. Ponzio también se fue reemplazado pero su cambio no se sintió porque tuvo uno de los peores partidos desde que volvió a River.

Superclasico 2013 Ramón Díaz Yo no me fui a la BEl Pelado, en un capítulo aparte, se fue expulsado por Delfino y en su salida dijo e hizo el gesto más controvertido de River en toda la tarde. Ante el cántico de "vos sos de la B" dirigido a él cuando salía, miró a la hinchada de Boca y les dijo "yo no me fui". Si, es verdad, Ramón, vos no te fuiste. A la B nos mandaron Aguilar y Passarella y todos los DTs que lo hicieron posible. Ramón sólo les recordó a los bosteros eso que le dijo a Passarella en conferencia de prensa "conmigo River no se iba a la B". Dicho esto, ¿quién puede pensar que Ramón no es tan o más hincha de River como nosotros, que como hinchas padecimos la B? No le busquemos más vueltas.

El gesto más desafiante y folklórico de su caminata frente a los hinchas de Boca fue la emulación a Labruna cuando se tapó la nariz varias veces. Fue sutil, pero muy evidente. Ramón es de River, y se nota. 

Y pasó lo que tenía que pasar. Los hinchas de Boca estaban esperando este partido desde junio. Esa oportunidad histórica de gastar al rival. Aparecieron fantasmitas, bengalas, banderas, humo. Folklore puro. Folklore del que defendemos que exista, porque eso es lo que hace único a nuestro fútbol, siempre que sea para todos por igual y no sólo para Boca. Ahora bien, los bosteros hablan de fiesta. Parece que no saben lo que es una fiesta. Fiesta es la de la final del 96, mucho antes que ellos hayan tenido su racha internacional. Pero bueno, se conforman con poco parece.

Pero del folklore se pasó a la agresión y Barovero comenzó a recibir tres tiros alrededor suyo durante el juego. Delfino, sin otra alternativa, detuvo el juego y nos cuentan quienes estuvieron en el campo de juego que había suspendido el partido pero hubo una contraorden para que espere y que continúe. Repasen el video, el gesto se ve clarísimo.

El partido se fue y los hinchas de Boca festejaron el empate, algo lógico en un club con tradición de festejarlos. Basta sólo recordar el 2-2 donde levantaron en andas a Guillermo y hasta le dieron una copa.

Los hinchas de Boca festejaban. Ahora, ¿qué festejaban? Hubo uno que se sinceraba a la salida y decía que le daba vergüenza no poder ganarle a River. Razonaba que ellos acababan de marcar el récord de la peor racha de la historia de Boca y pretendían gastar a River, con el que sólo estaban empatando de local y de regalo, porque River los había pasado por arriba en el primer tiempo.

En sus declaraciones tanto los jugadores como Ramón se mostraron molestos por el resultado porque River había ido a la Boca a buscar los tres puntos. Sin embargo, el riojano fue más allá y resaltó que somos distintos. "Nosotros no festejamos empates", sentenció. También periodistas y famosos de River como Guillermo Lobo, Mariano Yezze, Adrián Pallares, Iudica, entre otros, manifestaron en Twitter su bronca por haber jugado un primer tiempo muy bueno pero un segundo para el olvido. 

Acá es donde volvemos al inicio y nos damos cuenta que al menos Ramón lo entendió. El superclásico es un partido aparte donde los tres puntos son la consecuencia y no el objetivo. Para que termine el campeonato falta mucho y todavía estamos en la pelea. Para que volvamos a jugar un superclásico en la boca, un año. El de los puntos se puede ganar, el superclásico ya lo empatamos. Ahí radica la diferencia. El hincha ayer no pensaba en el campeonato, pensaba en ganar. No pensaba en los tres puntos, pensaba que había que ganarles, si, ganarles a ellos. Porque campeonatos recordamos, pero los clásicos son imborrables. Es hora que los jugadores entiendan que no pueden jugar un segundo tiempo así. 

Se fue el último superclásico de la era Passarella en la Boca, y River no ganó ninguno. 

1 comentario :

Anónimo dijo...

Te falto decir, que con aguilar ganabamos, te falto poner volve aguilar, donofrio, caselli y santilli. Cierto que eran y son todos lo mismo. lista aguilar presidente 2005.