viernes, 11 de enero de 2008

Aquellos años...




Se viene la nueva camiseta, parece que es más tradicional.

La banda no se corta, ahora se vuelve a unir.

Volvemos a las raíces.

La suplente sería en conmemoración del Torino (equipo que entregó simbólicamente la camiseta a River por el gesto del '49).

Al menos así son los bocetos de Adidas.

4 comentarios :

Leonardo dijo...

Habrá que verla.
Por otra parte, Pipo Rossi un "mostro"... tsunami de anécdotas.
Saludos.

Carlos dijo...

Es cierto; Pipo fue un verdadero monstruo como jugador, como contador de anecdotas y como excelente persona

leones dijo...

hay que ver como sera la nueva casaca, espero que sea del agrado del hincha, ya que a veces las empresas piensan mas en negocios y no en el hincha,

muy bueno el blog amigo !

saludos pincha

El Hincha Politico dijo...

Más información sobre la Tragedia:

Torino: a 50 años de la tragedia de Superga

Las crónicas de la época no resultan demasiado extensas. Hablan de una tragedia, cuentan el dolor, pero no ingresan en detalles. Cincuenta años después, la conmemoración de aquel accidente se encarga de enfocar el desastre que acabó con un equipo de fútbol que apuntaba a la historia y que, más importante aún, terminó con la vida de 31 personas. El 4 de mayo de 1949, el plantel de Torino regresaba de Lisboa, donde había disputado un amistoso con Benfica. Ese Torino, que competía mano a mano en hinchas con su rival Juventus, que era la base del seleccionado italiano, que se había rearmado como ningno después de la Segunda Guerra Mundial, y que se encontraba cerca del quinto scudetto consecutivo, nunca pudo regresar a casa.

La neblina y la lluvia se complotaron para que el vuelo de regreso se trocara en el peor infierno. El piloto cambió el aeropuerto milanés de Malpensa por el turinés de Caselle, y jamás se dio cuenta de que sus últimas millas las hizo a una altura demasiado baja. Tan baja que no pudo evitar golpear la máquina contra la colina de Superga. El choque convirtió a la nave en una bola de fuego que hizo añicos las vidas de todos sus tripulantes, entre los que se encontraban 18 jugadores del campeón italiano. Unas 300.000 personas salieron a la calle para acompañar los féretros de sus ídolos, y se calcula que unos 8.000.000 de italianos siguieron el entierro por radio o televisión.

River fue el único equipo del mundo que se ofreció para jugar un amistoso a beneficio de las familias de los fallecidos. Torino aceptó y hacia allí viajó todo el plantel, con Amadeo Carrizo, Labruna, Di Stéfano, Pipo Rossi, Loustau. Hubo un partido, a cancha llena (a pesar de que las entradas resultaron muy costosas), que terminó 2 a 2. Pero eso fue lo de menos.

Hoy, cincuenta años después, una minidelegación riverplatense recibirá un homenaje por aquel gesto. David Pintado, Alfredo Davicce y Amadeo Carrizo estarán presentes en el acto. Mientras tratan de gestionar algún pase al fútbol italiano, los dirigentes y el ex arquero participarán del homenaje a aquellas figuras y, de paso, recibirán un presente en nombre de River, por aquel gesto tan bienvenido oportunamente.

Porque para los diarios italianos de 1949, el ofrecimiento de River fue calificado como "magnífico" y "muy simpático". Y la gente saludó al plantel con una ovación cuando salió al campo para medirse con un rival de estrellas italianas que llevó el nombre de "Símbolo-Torino".

"Después del partido, nos regalaron un reloj de oro a cada jugador -recordó Amadeo en declaraciones a Télam-. Lástima que después a mí me lo robaron en Brasil. Recuerdo que se recaudó bastante plata para los familiares de las víctimas, pero la verdad es que no me acuerdo de los rivales ni de los goles."

Aquel River se bajó del avión y fue directo al cementerio con una ofrenda floral. Aquel River donó un trofeo regalado especialmente por Eva Perón. Aquel River fue recibido por el presidente Einaudi y por el Papa. Este River no jugará, pero igual se sumará al homenaje y también será recibido por el Sumo Pontífice, mañana. Una manera de conmemorar aquella terrible tragedia que sacudió al fútbol.

Fuente: La Nacion